Teología

Atardecer en Atocha. Foto: Carlos F. Barberá

¿Qué es la sociedad potstsecular?

Muchos analistas parecen coincidir en que en las sociedades occidentales se está inaugurando una nueva relación entre la sociedad y las comunidades religiosas. Superado el laicismo radial -que todavía existe- y los fundamentalismos religiosos -que aún perduran- parece inaugurase lo que se ha llamado una sociedad postsecular.

¿Fiarse de alguien?

Bernardino M. Hernando, antiguo director de Vida Nueva y colaborador muchos años de Alandar, solía decir: “es mejor no conocer a mucha gente, no porque no merezcan la pena, sino porque, cuando los conoces, son bien diferentes a la imagen que dan”. Jesús no se fiaba de sus conciudadanos ni tampoco —y con razón— de sus discípulos, pero el hecho es que dio la vida por ellos. Creo recordar que nos invitó a hacer lo mismo.

Vuelve el Congreso de Teología

Como tantos otros años, en 2021 el Congreso de Teología de la Asociación Teológica Juan XXIII volverá a marcar el inicio del curso en los primeros días de septiembre. Esta 40ª edición se celebrará online entre el 3 y el 5 de septiembre, bajo el lema El neoliberalismo mata y contará entre sus ponentes con destacadas figuras como el teólogo, político, escritor y periodista brasileño Frei Betto.

«Nosotros no nos hemos movido del Concilio Vaticano II»

Juan Muñoz y Sergio Suárez son director y subdirector del Colegio Mayor Chaminade respectivamente y, como tales, responsables de la Cátedra de Teología Contemporánea “José Antonio Romeo”. Este foro, cuyo nombre recuerda la figura del teólogo y religioso marianista que fue su principal impulsor, ha constituido en los últimos 40 años un foco imprescindible de reflexión teológica para todas las personas que en España han luchado para que la Iglesia Católica aplicase y siguiese las directrices y la línea de apertura al mundo que marcó el Concilio Vaticano II.

Hoguera de San Juan en una playa. Foto: Nuspla / Pixabay

Quemar virus e iluminar sombras

Después de quince meses de pandemia, la “oficial”, ha llegado una vez más el solsticio de verano. Y es que, por mucho que se empeñen los unos y los otros, los de aquí y los de allá, los de arriba y los de abajo, el ciclo vital es imparable; a pesar, desgraciadamente, de que a unos cuantos les gustaría dominarlo, controlarlo y doblegarlo a su antojo, sin ningún otro tipo de ley que la fuerza y la sinrazón. Cogido de la mano del solsticio ha llegado también San Juan, el santo con el que la Iglesia pretendió cristianizar desde muy pronto dicha efemérides, por si en ella pudiera haber algún resquicio de mundanidad y de paganismo.