EDITORIAL

Fratelli tutti (e sorelle)

Decía Hélder Câmara en la frase que ha pasado a la posteridad, «cuando doy comida a los pobres, me llaman santo. Cuando pregunto por qué son pobres, me llaman comunista». Con esta afirmación tan contundente podría quizá Francisco explicar la reacción que entre los representantes del catolicismo más conservador ha tenido su recientísima encíclica. Firmada […]
Continuar leyendo (…)

EDICIÓN EN PAPEL

Club de amigos y amigas de alandar