La Revuelta de Mujeres en la Iglesia vuelve a las calles para reclamar igualdad

El próximo domingo 3 de marzo a las 12:00 horas, la Revuelta de Mujeres en la Iglesia de Madrid, bajo el lema de este año, “Memoria y Esperanza”, volverá a concentrarse frente a la catedral de la Almudena para seguir alzando la voz contra la discriminación y el silencio al que la Iglesia católica las tiene sometidas por el hecho de ser mujeres.

Dos mujeres se dan la mano, llevando pañuelos morados de la Revuelta de Mujeres en la Iglesia

En el acto de la Revuelta se hará un llamamiento, a través de metáforas visuales, a la memoria para visibilizar y reparar a las víctimas de abusos en la Iglesia y a la esperanza en la construcción de una nueva Iglesia sinodal. Una Iglesia en marcha que ha de anunciar el evangelio de Jesús y responder a la humanidad de hoy, donde se establezcan unas relaciones horizontales frente a la asimetría de poder actual y donde prime la circularidad sobre la verticalidad jerárquica”.

La Revuelta llega hasta el Vaticano sinodal

Los actos reivindicativos de la Revuelta de Mujeres en la Iglesia se llevarán a cabo en los 26 territorios donde ya han estallado Revueltas: Alicante, Badajoz, Barcelona-Alcem la Veu, Bilbao-Gure Hitza, Burgos, Cabra, Ciutadella-Alcem la Veu, Córdoba, Donostia-San Sebastián-Emakumen Aldarria, Granada, Huelva, Las Palmas de Gran Canaria, Logroño, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Pamplona, Salamanca, Santander, Santiago de Compostela-Mulleres Cristiás Galegas-Exeria,  Sevilla, Valencia-Alcem la Veu, Vitoria -Gasteiz, Vigo y Zaragoza.

Desde que la Revuelta diera sus primeros pasos en marzo de 2020, de estar presente en cinco ciudades, se ha extendido por 20 territorios más en un proceso imparable. Referentes las unas de las otras aseguran que “experimentan un aliento común y los frutos que produce la inteligencia colectiva y la sororidad”, respetando sus idiosincrasias y aprendiendo mutuamente. “Las mujeres feministas creyentes alzamos nuestro pensamiento, nuestra experiencia de fe en Jesús, su proyecto de vida y nuestro compromiso con la Iglesia y el mundo para gritar, hasta que la igualdad se haga costumbre en la Iglesia, reclaman.

Durante el pasado año y haciendo camino sinodal, ese peregrinaje conjunto de toda la Comunidad eclesial, la Revuelta de Mujeres en la Iglesia ha continuado profundizando en el estudio y reflexión-acción al servicio de la 1ª fase de la XVI Asamblea del Sínodo de la Sinodalidad. Las mujeres han pedido “una Iglesia pobre que vuelva a Jesús al Evangelio donde las mujeres ocupen cualquier espacio en plena igualdad y sin discriminación alguna por razón de sexo y de orientación sexual”. También, “han urgido a la reforma de los órganos de participación para que de consultivos pasen a ser decisorios y una necesaria renovación de la teología, a través de la incorporación de la teología feminista”.

Además, el pasado mes de octubre, una representación de la Revuelta viajó hasta Roma y junto a otras mujeres del Catholic Women’s Council, procedentes de los cinco continentes, se reunieron con tres de las 81 mujeres participantes por primera vez en la historia con voz y voto en un Sínodo. La religiosa japonesa Filo Hirota, la hermana iraquí Carolina Jarjis y Helena Jeppesen-Spuler, laica delegada de Suiza compartieron sus experiencias como mujeres y dialogaron con las participantes sobre equidad, liderazgo y ministerio de las mujeres y en la necesidad de poner fin a la violencia contra las mujeres en la Iglesia.

Memoria, reparación y esperanza

Es ante el grave daño que suponen los abusos en la Iglesia, donde la Revuelta de Mujeres en la Iglesia ha jugado un activo papel de condena y denuncia contra estas agresiones a mujeres adultas vulneradas de la Iglesia que, además, han permanecido relegadas, silenciadas, invisibilizadas y cuestionadas. Desde la comisión de la Revuelta “Justicia y reparación con las mujeres víctimas de abusos en la Iglesia” se ha llevado a cabo una importante tarea de sensibilización a través de conversatorios on line, artículos publicados en prensa y conferencias. Unos espacios desde los que estas víctimas han clamado ser reconocidas y donde se ha exigido la necesidad de una petición pública de perdón y de reparación íntegra y económica.

La Revuelta además hizo público su posicionamiento acerca del “Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos”, conocido como “Informe Gabilondo” con un comunicado en el que manifestó “la acogida al Informe por tratarse de una valiosa oportunidad para toda la Iglesia como Pueblo de Dios, no solo para la jerarquía, de hacernos cargo de esta lacra”.

Asimismo, el pasado 5 de diciembre se lanzó un comunicado conjunto de la Revuelta con la Red Míriam de espiritualidad ignaciana tras conocer la sentencia canónica impuesta al franciscano Javier Garrido por abusos de poder, espirituales y sexuales a dos mujeres consagradas. En él, ambos movimientos expresaron su respeto y agradecimiento a las mujeres supervivientes y “denunciamos el atronador silencio cómplice de la jerarquía eclesial a la vez que declaramos nuestro compromiso por el reconocimiento a las víctimas adultas de abusos en la Iglesia”, puede leerse en el comunicado.

Mujeres formadas, mujeres empoderadas

Un año más, la formación ha sido un eje esencial en el que la Revuelta cree firmemente. Y desde los espacios y plataformas más variadas sigue impartiendo conocimiento con perspectiva de género feminista. La parroquia San Carlos Borromeo acoge por segundo año consecutivo, la II Escuela de Teología Feminista Popular. Prestigiosas teólogas como Isabel Gómez Acebo, Geraldina Céspedes o Pepa Torres, participan con atractivas propuestas en las que descubren a grandes mujeres de la historia de la Iglesia invisibilizadas y enseñan a mirar la Biblia con ojos de mujer.

El pensamiento formativo de la Revuelta tiene también un claro exponente en la IX edición del Seminario Interactivo Mujeres en Diálogo. Junto a la Asociación de Teólogas de España, la Red Míriam de espiritualidad ignaciana y la Escuela Universitaria Cardenal Cisneros, apuestan por “generar y difundir pensamiento crítico con perspectiva de género en el diálogo fe-ecojusticia”. Con ponentes del calado de Antonina Wozna, Mercedes Navarro, Patricia Olascoaga y las miembros de la Revuelta de Mujeres en la Iglesia, Carmen Montejo y Marisa Vidal, entre otras, tratarán cómo la justicia, la violencia, la economía, el racismo y hasta la poesía atraviesan a las mujeres en este tiempo.

Saliendo del ámbito docente, la Revuelta de Mujeres ha acompañado «a comunidades, grupos parroquiales y movimientos rurales cristianos en su reflexión acerca de las mujeres en la Iglesia”, explican. A través de talleres, presentaciones, celebraciones de Pascua y Adviento y oraciones para los que han proporcionando materiales de reflexión para mirar y sentir con ojos y corazón de mujer. Los mismos con los que reivindican la urgente necesidad de cambios “hasta que la igualdad se haga costumbre en la Iglesia”.

Autoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *