PROCLADE abre un espacio para cuidar a los que nos cuidan

En este contexto de crisis económica y social derivada de la pandemia mundial de la COVID-19, Fundación PROCLADE ha iniciado este año un nuevo proyecto de acción social enfocado a cuidar a todas aquellas personas que han quedado desprotegidas y que están viendo cómo su situación de exclusión se ha visto agravada. Se calcula que España cerró el año 2020 con 2 millones más de personas en situación de pobreza, una cifra extremadamente grave. 

Foto: 鹏野 郑 / Pixabay 

El distrito de Tetuán, en Madrid, en el que se lleva a cabo este proyecto, es el noveno distrito de la ciudad en índice de vulnerabilidad; la población extranjera supone el 20% de la población total, una proporción más alta que la media de la ciudad, que se sitúa en el 17%. Además, los hogares en riesgo de pobreza ascienden a 10.810. 

Este es uno de los distritos especialmente afectado por la crisis, y en el que Fundación PROCLADE, aprovechando sus 25 años de trayectoria y gracias al apoyo de Fundación “la Caixa”, puso en marcha hace algunos meses el proyecto, “Espacio de Cuidados y Liderazgos Positivos”, que ofrece a las vecinas y vecinos un lugar en el que recibir orientación y acompañamiento en las diferentes necesidades sociales a las que se estén enfrentando, y en el que podrán participar en espacios de encuentro en los que poder sentirse acompañados y cuidados, y conocer a otras personas que estén pasando por la misma situación.

Foto: jnylee / Pixabay 

En palabras de Francisco Carril, director de la entidad, “este proyecto es más necesario que nunca, muchas personas están viviendo verdaderas situaciones de emergencia, y se sienten solas a la hora de afrontarlas: falta de empleo, problemas relacionados con la vivienda, trámites burocráticos muchas veces incomprensibles, obstáculos a la hora de regularizar su situación, soledad…, nuestro acompañamiento y apoyo se hace ahora imprescindible”.

«Muchas de las personas que atendemos son personas migrantes, que han estado facilitándonos la vida durante el confinamiento, trabajando en aquellos empleos fundamentales para que pudiésemos continuar con nuestro día a día, en definitiva, que nos han cuidado», explica a su vez Irene Gil, Responsable de Acción Social de la Fundación. «La mayoría de personas que nos visitan trabajan en empleos domésticos, a menudo mal remunerados y con condiciones abusivas. Con esta iniciativa pretendemos que cualquier persona, sea cual sea su situación, encuentre un lugar de referencia en el que se sienta acogida y cuidada».

Con el impulso de este proyecto, Fundación PROCLADE refuerza sus iniciativas de Acción Social en España, poniendo el foco en el cuidado y acompañamiento, tanto individual como comunitario, de las situaciones de vulnerabilidad económica y social que estamos viviendo actualmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *