Abalizar senderos en la noche
es lo que las personas hacemos
para sacar fuerzas de flaquezas.

Despejar el camino para otros.
Mostrárselo en las condiciones adversas
que la oscuridad y la extrañeza siempre imponen.
Buscar encuentros ahí donde nos coloque el azar.

Mantener en la luz a quien nos acompaña,
no como lámpara para lucir o brillar
sino como vela encendida.

Abalizar senderos en la noche
es la forma en que nuestra especie
se enfrenta a lo inédito y a lo oscuro.

La luz es la condición de lo humano,
nos queremos porque nos vemos.
Pero la vista no como mero sentido
sino como armonía, como lealtad.

Abalizar senderos en la noche
no se enmarca en la lucha por la supervivencia
sino en la necesidad básica de cuidarnos, de mejorar.


Ruta en el bosque. Foto: Susanne Jutzeler, suju-foto
Ruta en el bosque. Foto: Susanne Jutzeler, suju-foto