“El poder se ha evaporado: es preciso un pacto mundial”

nortesur2-3.jpgLa gente de a pie ¿cómo está sintiendo la crisis en los países en desarrollo?

En los países de la OCDE notamos que se han hecho más altas las tasas de desempleo, pero aquí existen mecanismos de protección social. En los países en desarrollo está creciendo el subempleo en la economía informal; hay más mujeres y niños obligados a realizar trabajos de baja productividad y bajísimo ingreso; y, debido al encarecimiento de precios, hay muchos hogares que no pueden acceder a los alimentos básicos. Ha vuelto a crecer el hambre, y para mucha gente joven se ha visto interrumpida la posibilidad de estudiar y formarse. De ese panorama general se salvan, gracias a sus reservas, a su solidez fiscal y a la petición de fondos al FMI, algunos países como China y Brasil, que han puesto en marcha, de manera eficaz, algunos programas sociales.

¿Algunos países emergentes podrían sortear más fácilmente la crisis?

Al principio parecía que algunos países emergentes se salvarían de la crisis, pero no ha habido tal “desacople”. En los años de bonanza, desde 2002, la economía mundial creció a un ritmo superior al 4% anual. Y dos terceras partes de ese crecimiento eran imputables a los países emergentes y en desarrollo, porque crecieron sus exportaciones por la buena demanda exterior, porque recibieron créditos e inversión, y porque les favorecieron los precios de las materias primas. Así pudieron reducir el endeudamiento externo y aumentar sus reservas. Pero mientras en Asia crecía la industrialización, en América Latina sólo creció temporalmente la ocupación en actividades tradicionales. Las economías en desarrollo no se apoyaron en su demanda interna, y su modelo exportador se basó en bajos salarios. Llegó la crisis y regresó la vulnerabilidad de esas economías.

¿Por qué se quebró esa situación?

Era un desequilibrio insostenible y suponía riesgos de inestabilidad para el sistema económico mundial. Los países emergentes tenían superávit y acumulaban reservas de divisas. Los países desarrollados tenían un grave déficit fiscal y comercial. A finales de 2007 los Estados Unidos llegaron a tener un déficit comercial en torno al 6% de su PIB, mientras que China había acumulado más de 2 billones de dólares en reservas. Si, en un reajuste brusco, Estados Unidos optara por devaluar el dólar, China y los países asiáticos tendrían pérdidas multimillonarias en sus reservas, bajarían muchísimo las exportaciones, crecería fuertemente el desempleo, y, sufriría un colapso toda la economía mundial.

¿Quién manda ahora en el mundo?

El poder se ha evaporado en un vasto mercado global en que ningún actor aislado podrá ejercerlo eficazmente. La crisis ha revelado que no éramos conscientes del grado en que se ha debilitado el poder de cada Estado. Nadie tiene el poder: ni los Estados avanzados, ni los emergentes, ni los menos avanzados, si alguno creyó poder aislarse o aumentar su influencia. Ni tampoco las firmas privadas que han visto volatilizarse su valor bursátil. Nadie podrá actuar de manera aislada. La actuación pública, si se limita al nivel regional, o estatal, terminará siendo ineficaz o contraproducente. La respuesta a una crisis global no será eficaz si deja a la intemperie a los países más débiles y vulnerables. La crisis, económica y financiera, ha devenido en un problema político: cómo articular una acción colectiva internacional eficaz y cómo crear normas e instituciones representativas y legítimas para abordarla. Es preciso un nuevo multilateralismo.

¿Qué significa la Ayuda al Desarrollo para los países menos adelantados?

Con unos flujos anuales netos de 119.000 millones de dólares, en el año 2008, la Ayuda Oficial al Desarrollo, tiene poca relevancia en la financiación externa de los países emergentes y de otros países de renta media. Pero es crucial para lo países pobres, para los que la Ayuda, junto con las remesas de la emigración, supone una de sus principales fuentes de divisas y de capital externo. En los países más pobres esa ayuda se canaliza como apoyo presupuestario para mantener y consolidar políticas estatales de salud y educación básicas, y redes de seguridad en materia de nutrición y empleo.

En época de vacas flacas ¿cumplirán los donantes sus compromisos?

En los últimos años venía creciendo significativamente la ayuda, en parte por los compromisos de financiar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Pero en 2007 sólo se había alcanzado el 0,33% del PIB de los Donantes de la OCDE, muy lejos del reivindicado 0,7%. La ayuda es voluntaria y discrecional y se ha caracterizado siempre por una elevada volatilidad. En época de vacas flacas, y con las finanzas públicas de los donantes bajo presión ¿se mantendrá o podrá aumentar la Ayuda? La ciudadanía debe exigir a sus gobernantes que cumplan sus compromisos. Incumplirlos tendría un efecto devastador sobre las metas propuestas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y en la credibilidad del compromiso con el desarrollo y la lucha contra la pobreza.

¿Cómo se puede caracterizar esta crisis?

Ésta es una crisis del sistema. Una crisis del modelo de crecimiento. Una crisis de estas proporciones exige una intervención pública masiva. Según el FMI, las entidades financieras habrían recibido, hasta abril de 2009, tres billones de dólares. El mercado financiero global es demasiado grande para que pueda ser rescatado inyectando dinero público. Hay una marcada divergencia entre recompensa privada y retornos sociales en los planes de rescate financiero. Muchos recursos públicos se han usado de manera poco transparente o se han dilapidado, pagando escandalosas primas. Mientras, desde diciembre de 2007, se han quedado sin empleo, cada día, unos 11.000 trabajadores

¿Qué es posible hacer ante este panorama?

No se pueden eludir reformas de hondo calado en la regulación y gobernanza del sistema monetario y financiero internacional. Pero evitar que aumenten el coste humano y el impacto social es un imperativo político inmediato. En el corto plazo hay que diseñar programas de estímulo capaces de impulsar y mantener el empleo y de proteger a las personas más golpeadas. Pero la verdadera apuesta es promover la transformación de la economía. Hay que ser capaces de superar la estrecha mirada de cada país individual. Es preciso un “pacto Global” para sentar las bases de un nuevo modelo más equilibrado, justo y sostenible.

El impacto de la crisis en los países en desarrollo

La lucha contra la pobreza ha sufrido una doble crisis: la alimentaria de 2008 y la económica de 2009. El impacto de esta crisis es mayor en las economías de menor desarrollo.

La caída de los productos primarios, tanto en precio como en volumen, ha sido particularmente dañina para los países exportadores y para su sector manufacturero, que se ha colapsado. Las remesas de la población emigrante que, por ejemplo, suponen más del 12% de su PIB para siete países de América Latina, han caído de manera importante, entre un 5 y un 8% este año.

La crisis compromete más todavía el difícil cumplimiento para 2015 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Ante la caída de los ingresos por exportación y otros flujos financieros, la Ayuda al Desarrollo puede jugar un papel más relevante, y sobre todo es crucial para los países más pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.