Y Dios entre paréntesis

  • por

pag22_batiburrillo1_web-4.jpgLa paradoja del Cristianismo
Autor: Adolphe Gesché
Ediciones Sígueme, Salamanca.
Col. Verdad e imagen –Minor, 28
Páginas: 142.

Las previsiones de lectura para el verano me vinieron grandes, pero hubo algo que me dejó impresionado. Se trata del librito cuya ficha tenéis abajo. Apreciaréis pronto que son tres charlas que el autor redactó después para su difusión en las revistas vinculadas a la cultura religiosa de su U. de Lovaina. Mi intención desde aquí es invitar a los habituales lectores de alandar a que le dediquéis un tiempo a esta lectura; veréis una nueva perspectiva para enfocar el cristianismo de nuestra época en una visión general.

Mi interés por el libro fue su título La paradoja del Cristianismo y el de sus capítulos: El cristianismo como ateísmo suspensivo, El cristianismo como monoteísmo relativo y El cristianismo y las otras religiones. Movido por la curiosidad de todo ello, me puse con él, tratando, a la vez, de descifrar los lenguajes filosóficos que utilizaba en su argumentación. La línea histórica que va siguiendo, no hace demasiado complicada su comprensión hasta llegar a la filosofía reciente. Pero aun así, es fácil valorar el papel que ésta desempeña en el avance de la teología: la patrística, la escolástica, el racionalismo, el existencialismo, la fenomenología, la aportación de Heidegger.

El racionalismo de la fórmula de Grotius (“Etsi Deus non deretur”,como si Dios no existiera ) tuvo un gran éxito para asentar las bases de la ciencia moderna; ¿por qué no aplicarlo también al campo de la teología? He ahí la cuestión. En el siglo pasado se produce este tránsito y se pasa a examinar esta “suspensión” de Dios en la tradición teológica cristiana hasta nuestros días, en que coge fuerza.

El monoteísmo relativo puede ser más fácil de entender. En el cristianismo, la relación de Dios y el hombre contiene en sí misma y por sí misma una estructura de reserva frente al Dios de la filosofía pagana. El cristianismo “no tolera ningún discurso sobre Dios que no incluya un discurso sobre el hombre” (p.56) La teología de la encarnación es la base de esta “confesión”, las palabras de Jesús y el Kerigma nos fundamenta este papel del hombre como “el Otro de Dios”.

Así es como va desarrollando estas tesis de su planteamiento, ofreciendo también las paradojas que cada una de ellas presenta: toda una breve introducción a la teología cristiana para nuestros días.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.