Por Teresa Iribarren, Cristianisme i Justicia

A lo largo de casi 40 años la revista Alandar se ha hecho eco de todos los movimientos y grupos sociales que no pierden la esperanza en la construcción de un mundo más justo.

Sus páginas son una tribuna abierta para buscar espacios de diálogo en un mundo donde el discurso es cada vez más uniforme y está más controlado.

Decir Alandar es hablar de lo social y de la Iglesia. Es distinguir una determinada forma de vivir la fe, con autenticidad y con el deseo de renovarla.

Decir Alandar es decir esperanza y creer que la inercia y la apatía de la sociedad pueden cambiar, siempre mirando hacia delante y nunca hacia atrás, igual que la tortuga que es el símbolo de la revista.

Y esta tortuga nos ha acompañado en la mesa de trabajo y se ha hecho presente en nuestro caminar.

En el año 2003: Cristianisme i Justicia recibe el premio por el compromiso con la justicia. Hoy hermanos, deseamos reconocer vuestra labor y regalaros un gran premio por vuestro buen hacer.