Tras años de preparación, los alumnos de 2º de Purgatorio del colegio Santísima Faz de Alicante se fotografían antes de realizar las Pruebas de Acceso al Paraíso.

4.594 almas se verán obligadas a repetir parte de su juicio particular el 12 de octubre de 2019. La filtración del examen de los pecados de los aspirantes al Cielo ya tiene causa: un ángel funcionario lo colgó por error en el Facebook de Alandar. El angelito creyó que estaba subiendo una foto realizada con su móvil en la última entrega de premios. Sin embargo, se le deslizó el dedo y los 4 o 5 seguidores de la revista pudieron ver las preguntas del examen y transmitírselas a sus familiares y amigos difuntos por Whatsapp.

Cientos de almas han organizado encierros y manifestaciones

Con el objetivo de «garantizar el principio de igualdad, mérito y capacidad en el juicio sobre la fe y las obras de todas las almas”, San Pedro ha decidido la repetición del examen, que afectará a casi 5.000 almas impuras. “Algunas llevamos años expiando nuestros pecados y habríamos aprobado el examen incluso si no se hubiera filtrado. Ahora nos toca volver a prepararlo y el Purgatorio no es tan divertido como parece” declara una de las afectadas. “Yo para esto prefiero volver a la tierra como alma en pena, a encender luces, dar la vuelta a los cuadros, chinchar a los gatos y si acaso buscarme un currito de extra en Cuarto Milenio”, declara otra. Aprovechando esta entrevista, uno de los afectados nos recuerda que eso de que al atardecer de la vida nos examinarán del amor, es mentira. “Eso lo tuiteó San Juan de la Cruz para ganar followers, pero en el examen sigue cayendo lengua, latín, filosofía y reli como siempre”, afirma.

La oposición a la decisión de San Pedro continúa en aumento. Cientos de almas han organizado encierros y manifestaciones. Otras se interesan por las pruebas de acceso al Paraíso en otras religiones. Mientras los representantes de las almas afectadas se reúnen con San Pedro para encontrar una solución alternativa. Algunos, por pedir, piden un aprobado general. En El Cielo ni ha considerado esta opción, mientras que en el Infierno han protestado porque su business plan no les cuadraría si no llegasen pronto nuevos condenados. “Llevamos todo el verano de obras. Pero esta vez sí ha sido para aumentar las plazas y no solo para hacer un infierno la estancia de los ya residentes”, ha declarado una pobre diabla.