Una espiritualidad ecuménica del cuerpo

  • por

Foto. Antonio Marín Segovia.Durante siglos, la espiritualidad cristiana y de otras religiones parecía contraria a una atención más fuerte al cuerpo. Cierta cultura venida del neoplatonismo oponía el espíritu a la materia y a todo lo que es corporal. Pablo escribe que la carne tiene deseos contrarios al espíritu. O las personas se dejan guiar por el Espíritu o serán dominadas por la carne (Cf. Rm 8, 5- 9); Gl 5, 19- 24 e 6, 8-9). Pablo llama de carne (sarx) todo el sistema mundano separado de Dios. Cuando oponía carne y espíritu, no pensaba en cuerpo (soma). Sin embargo, este tipo de sensibilidad ha generado en las Iglesias y hasta en otras religiones una desconfianza en relación a todo lo que es ligado al cuerpo.

Antiguos místicos consideraban santo a quien lograra vencer todos los instintos corporales. Los primeros monjes enseñaban que a un verdadero espiritual basta una comida por día, constituida de un pedazo de pan salado y agua. También sería suficiente dormir dos horas por noche. Lo importante era domar al cuerpo, como se hace a un animal salvaje que se quiera domesticar. Todo lo que se relacionaba con la sexualidad era sospechoso. En sus primeros siglos, la Iglesia enseñaba que los sacerdotes, incluso casados, debían abstenerse de actos sexuales siempre que se preparaban a celebrar la eucaristía. A los esposos laicos se les aconsejaba una completa abstinencia sexual durante la Cuaresma.

Este modelo de espiritualidad consideraba siempre el placer como malo. San Agustín tiene dificultad para justificar lo que llamaba de “placer legítimo”, una especie de excepción a la regla, ya que normalmente se condenaban las danzas, las fiestas, los espectáculos, la risa y todo lo que ligaba a las personas a la alegría de vivir.

Umberto Eco, en su El nombre de la rosa muestra un monasterio medieval donde monjes son asesinados para no descubrir en la biblioteca un tratado que Aristóteles había escrito sobre la sonrisa.
En el siglo XIII, a partir de la filosofía aristotélica y ya no platónica, Tomás de Aquino intentó rescatar el valor de la materia y del cuerpo. La visión era menos pesimista, pero la doctrina sexual no había cambiado mucho. Los moralistas hablaban de “ley natural” y todo lo que no era visto como natural (homosexualidad, masturbación, ecc) era considerado pecaminoso y malo. Infelizmente esta visión aún es dominante en varias Iglesias.

Solo después del Concilio Vaticano II (1965) en la Iglesia Católica y de las más recientes asambleas generales del Consejo Mundial de Iglesias, en el mundo protestante, se ha intentado definir que la ética cristiana tiene como objeto principal la vida. Lo que es favorable a la vida debe ser considerado ético y espiritualmente bueno. Lo que es desfavorable a la vida será visto como anti-ético e inmoral. La dificultad está en que no siempre las personas se ponen de acuerdo sobre lo que es considerado favorable o no a su vida, ni la de los otros o del universo. Sea como sea, eso ha posibilitado una lectura menos fundamentalista de la Biblia, escrita desde presupuestos culturales totalmente diferentes de los nuestros y que por eso no puede ser leída literalmente cuando se trata de problemas como estos.

Algunas religiones orientales y las tradiciones espirituales afrodescendentes consideran el erotismo y mismo el placer sexual como energía positiva y hasta divina, siempre que esté bien orientada y que no sirva para dominar a nadie ni usar a otra persona como objeto. Aunque se deba criticar una visión permisiva y comercial que la sociedad de consumo propaga sobre el cuerpo y la sexualidad, es cierto que la represión puritana no es mejor. Los antiguos definían como regla para una sana espiritualidad todo lo que ayuda a formar una unidad interior. Sin duda, la integración afectiva y la aceptación de su sexualidad con sus deseos y sus necesidades son pasos importantes en el camino del reconocimiento de la presencia y de la actuación divina en nosotros y en los otros. “Dios es amor. Quien, de alguna forma, vive el amor vive en Dios y el Espíritu Divino está en esta persona” (1 Jn 4, 16).

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.