Klein nos vino desde África

bizitegui-3.jpgKlein es africano, su edad cifrará entre los 40 y los 50 años. De complexión delgada pero con una buena musculatura y unas ganas inmensas de estar siempre atento a lo que los demás podamos necesitar de él. Lo que le caracteriza es su carcajada a flor de sus labios grandes y carnosos.

Hace ya muchos años que él quiso venir a Europa y quedarse a vivir entre nosotros. Europa era y es el Paraíso soñado para tantos jóvenes que se mueren de asco en esos países tan preciosos y al mismo tiempo tan castigados por nosotros, que se encuentran en el triángulo africano.

Como Klein no tenía muchos recursos para poder subsistir, vino hasta nuestro país con algo que, si le salía bien, le reportaría algún beneficio. Pero la cosa no resultó como era su deseo y se quedó en el aeropuerto “compuesto y sin novia”.

Tras una temporada larga en el centro penitenciario de Basauri, época en la que compañeros y compañeras nuestras que iban a este lugar, a contactar con los internos, tomaron relación con él y viendo el gran corazón que tiene, le propusieron que se viniese a nuestra asociación y así pudiese retomar su vida.

Al poco tiempo, y ya cumplido el castigo que se le impuso por la Ley, pudo salir del centro y ponerse a vivir entre nosotros. Desde el primer momento, y hasta el día de hoy, él está siempre dispuesto a aportar todo lo que puede en hacer posible que la vida en nuestra asociación de Bizitegi, sea eso, vida. El es uno de los educadores de nuestro centro y la verdad es que lo hace muy bien.

Klein ha sabido retomar su vida, dando pasos seguros en ese deseo suyo de vivir feliz. Su sonrisa, su carcajada, le delata. Para nosotros es un gozo tenerle a nuestro lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *