Pablo y María son de ese exclusivo grupo de personas que están dispuestas a renunciar a sus vacaciones de verano por hacer de este mundo un lugar mucho más humano. Este matrimonio de Madrid llevaba planteándose, prácticamente desde hace dos años, la posibilidad de vivir una experiencia de voluntariado en familia.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar, disculpa las molestias. Si quieres información de suscripciones encuéntrala aquí