Polétika presenta un informe con su evaluación del primer año de Gobierno

Equipo Polétika

El informe señala que muchas iniciativas favorables a la lucha contra la desigualdad han sido bloqueadas por la mesa del Congreso de los Diputados y el Gobierno. La lucha contra la pobreza y la desigualdad no ha sido una prioridad, salvo con leves avances en género, salarios y medio ambiente. Quedan bloqueados temas como la reforma de la LOMCE, la renta mínima o decisiones sobre infancia y cooperación al desarrollo

En los tiempos de la nueva política se hace fundamental que las organizaciones de la sociedad civil fiscalicen el trabajo de las instituciones a través de las rendijas de transparencia que, poco a poco, se van dejando abiertas. Es una tarea de control ciudadano que debe ser no solo tenida en cuenta de cara a las decisiones que los distintos ejecutivos van tomando sino que debe fomentarse para que el ejercicio de la democracia sea real y con implicaciones más allá del voto cada cuatro años.

El informe Polétika analiza al gobierno de M. Rajoy

El gobierno de Mariano Rajoy continua bloqueando en el Congreso propuestas de lucha contra la pobreza.

Coincidiendo con el primer año de Gobierno, Polétika -la red de más de 500 organizaciones de la sociedad civil enfocadas a vigilar las iniciativas y compromisos adquiridos por los partidos políticos en la lucha contra la pobreza y la desigualdad- publica hoy su informe anual. El documento evalúa las iniciativas llevadas a cabo tanto por el Gobierno como por el Parlamento en esta materia y las compara con las promesas realizadas en el periodo electoral. El resultado de estos doce meses es “decepcionante” con una nota media del Ejecutivo y Parlamento de “insuficiente”.

A pesar de la intensa actividad política que ha marcado el año, con un Parlamento muy activo y un Gobierno en minoría, el bienestar de las personas no ha ocupado el protagonismo debido. “El bloqueo de iniciativas ha sido constante por parte del Gobierno y la Mesa del Congreso de los Diputados que han usado su mayoría para vetar o ralentizar iniciativas que luchan contra la pobreza y la desigualdad. Como ejemplo, la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que contempla una prestación a 1’8 millones de familias con bajos ingresos y sin derecho a subsidio por desempleo, permanece secuestrada por el Ejecutivo y no termina de tramitarse tras 21 aplicaciones del periodo de enmiendas”, detalla el informe. Además, Polétika destaca el casi nulo compromiso presupuestario con estas temáticas.

En España, 12’9 millones personas (27’9% de la población) viven en riesgo de pobreza o exclusión social y la pobreza infantil severa afecta a más de 1’4 millones de niños. [1] La combinación de precariedad laboral y bajos salarios afecta a los jóvenes y a las familias y se agudiza especialmente entre las mujeres, con una brecha salarial que se mantiene en el 19’9%, según datos del INE. Mirando al panorama internacional, la imagen no mejora. Políticas como salud, infancia o igualdad de género siguen siendo deficientes para reducir la desigualdad. Además, España vive el peor año de sequía sin compromisos relevantes para la lucha contra el cambio climático.

Por otra parte, el mundo vive la mayor crisis de desplazamiento global y la falta de fondos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo -AOD-, imprescindibles para acercarse al compromiso adquirido con la Agenda 2030. “Se podían haber adoptado grandes medidas políticas, a la altura de los retos nacionales e internacionales y que repercutieran en el cambio real en la vida de las personas, pero no lo han hecho. Es, sin duda, una mala noticia porque todo parece indicar que lo que iba a ser un Gobierno de pactos basado en la negociación entre fuerzas políticas está resultando ser un Parlamento bastante activo a la hora de proponer, pero bloqueado a la hora de legislar y aprobar”, según el documento de Polétika.

Avances insuficientes

El Gobierno y Parlamento han dado algunos pasos positivos, pero claramente insuficientes para que representen un cambio real en la vida de millones de personas como: la subida del salario mínimo interprofesional en un 8%, el Pacto de Estado contra la violencia de género, así como  la elaboración del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y transición energética tras el Acuerdo de París, los avances en la Ley de Transparencia y regulación de los lobbies o la creación de la Comisión no Legislativa de Derechos de Infancia y Adolescencia. Pero también ha habido nulos avances o retrocesos en otras áreas, como el incumplimiento con el compromiso de acogida de las personas refugiadas en el que España apenas ha traído al 11% de los refugiados comprometidos, la negación a derogar el Real Decreto-Ley 16/2012 para la sanidad universal o el insignificante presupuesto en AOD, solo 0’21%.

La fotografía no deja lugar a dudas: urge un giro inmediato y ambicioso en las iniciativas políticas presentadas en lo que va de legislatura para que se garanticen los derechos de las personas, especialmente, las más vulnerables. Es una condición necesaria si España quiere avanzar en el cumplimiento del compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, firmados en 2015. La tramitación de los Presupuestos Generales del Estado puede ser una oportunidad para demostrar que ese giro es posible y Polétika seguirá vigilando para exigir que se cumpla con el bienestar de las personas.

El documento concluye que es necesario un giro inmediato y ambicioso en las iniciativas políticas presentadas en lo que va de legislatura para que se garanticen los derechos de las personas, especialmente los de las más vulnerables.

Esta red de organizaciones de la sociedad civil comenzó su trabajo en 2015. Su objetivo principal es vigilar y presionar a los partidos para alcanzar una política más ética, ofreciendo una visión amplia en torno a los factores que influyen en la desigualdad. Para ello, se han analizado los programas electorales en la pasada campaña electoral y ahora Polétika se centra en el seguimiento del trabajo parlamentario y ejecutivo de esta XII Legislatura para asegurar desde la sociedad civil que sus promesas se cumplen y, al mismo tiempo, promover nuevos y mejores compromisos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *