Espiritualidad para tiempos de crisis

  • por

Espiritualidad para tiempos de crisis
Miguel Ángel Mesa
Ed. Desclée De Brower

Este libro manos respira por todos los poros y buena falta que nos hace respirar en estos tiempos de crisis. Por eso es tan urgente la espiritualidad. Siempre lo fue y hoy lo es más todavía. Y quede claro que la espiritualidad no es propiedad de ninguna religión, ni de la religión. La espiritualidad es el arte de respirar, el arte de acoger y de infundir el Espíritu.

Espiritualidad para tiempos de crisis. Miguel Ángel MesaEste libro nos ayuda a respirar. Late en cada página todo lo que duele a la vida, lo que la hiere y la ahoga. Y lo que la cura y alivia. Este libro nos ayuda a vivir. De capítulo en capítulo encontrarás el diagnóstico justo en las palabras que salen al paso una y otra vez: explotación, paro, desahucio, opresión, pobreza, recortes… Es la elegía de la crisis, tan antigua y extendida.

Pero acerca tu oído, escucha más adentro. Del fondo de la crisis sube el aliento de la vida nueva, del mundo nuevo. ¿Qué vida nueva, qué mundo nuevo? Cada página te lo dirá con otras palabras, las más bellas y verdaderas: vida, entraña, encarnar, regalo, gratitud, cotidianidad, hondura… Es el salmo de la vida. Cada palabra es un mundo nuevo, oráculo de una nueva creación. Respira. Cada página rebosa sencillez, claridad y hondura. No hay pretensión ni artificio. Todo es muy natural, como la vida misma, como todo lo real verdadero. En la gracia de la palabra se derrama la gracia de la vida. Cada capítulo se abre con la cita de un pensamiento y se cierra con una bienaventuranza que abre la mirada y el aliento.

Dice Pedro Casaldáliga en el epílogo: “El libro es un abanico de actitudes complementarias, esenciales para que la espiritualidad no sea dicotómica ni vivida fuera del ‘lugar’ y la ‘hora’. Es una espiritualidad que se nutre del Misterio de la Encarnación asimilado en la integridad de la Pascua. Es espiritualidad de la liberación… Una espiritualidad integral: yo, todo yo, soy mi espiritualidad. Para una síntesis mayor proclamamos que todo es Gracia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.