Más que una bocanada de aire fresco

  • por

Amigos y amigas de alandar, escribo para reiterar mi convicción de que esta revista es mucho más que una bocanada de aire fresco. Es, junto con Cristianos y cristianas de Base de Madrid, Redes Cristianas y el resto de colectivos afines (ese grupito que trata de hacer realidad el reino de Dios aquí, ahora, animados además por el espíritu del Concilio Vaticano II), una especie de aldea resistente frente a los zarpazos del poder. Los zarpazos, sí, de esa alianza de facto de la jerarquía eclesiástica, concretamente la Conferencia Episcopal Española, con la derecha gobernante.

Una CEE enfrentada a los gays, obsesionada con el aborto, empeñada en que en la escuela pública los niños y niñas estudien religión católica sí o sí, dedicada a hacerse con propiedades por todo el territorio del Estado, preocupada por condenar a cualquier discrepante, irritada ante los aires de libertad que desde muchos lugares de la Iglesia brotan cada día, consagrada a borrar cualquier rastro del espíritu conciliar, de las bienaventuranzas, de la misericordia, de la fraternidad, del bello acto de lavado de pies, diría incluso (perdónenme si exagero) de la buena nueva amorosa y revolucionaria de un niño nacido en una covacha que dedicó su vida a derramar amor, a sembrar justicia y a acoger a los excluidos, los marginados, los desahuciados…

Pero para hacer justicia diremos también que nos encantan algunos actos que podrían tildarse de desobediencia (aunque ellos no lo sepan ni lo calificarían así), como la presencia hace unas semanas del obispo de Lleida en una de las asambleas ordinarias de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, a raíz de lo cual ha decidido ceder parte de uno de los edificios de la diócesis para que pueda utilizarse por los desahuciados.

¿Veremos algún renacimiento navideño?

Gracias, alandar, que es también una buena nueva mensual en el buzón.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.