Tras la firma de la Paz, la Iglesia colombiana define su hoja de ruta para el postconflicto. Para monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la conferencia episcopal, de nada servirá una firma en un contexto emotivo, si los colombianos no hacen un trance espiritual y cultural hacia la paz. En este sentido, han trazado tres líneas de acción: “uno es el elemento ético, el despertar la solidaridad en Colombia que es lo que ha hecho falta en el país, acabar con la inequidad. En segundo lugar es tarea de la Iglesia trabajar en una tarea espiritual, para lograr perdón y reconciliación, y que cada colombiano se purifique en mente y alma. En tercer lugar es nuestro objetivo trabajar en una cultura de la paz: que tiene que ver con una cultura del respeto a los derechos humanos, de fraternidad y de respeto a la diversidad”, explicó en Caracol Radio el máximo jerarca de la Iglesia en Colombia.

Caracol Radio