El fotógrafo Horia Manolache, residente en San Francisco, cree que las comunidades de los sin hogar son, a menudo, mal entendidas e injustamente estereotipadas, por lo que ha iniciado un proyecto llamado The Prince and the Pauper (El príncipe y el mendigo), para retratarlos bajo una nueva luz. En una serie de retratos dobles, cada sin hogar está de pie posando, a la izquierda con su atuendo normal, a la derecha, cada uno de ellos lleva el atuendo reconocible asociado a la carrera de sus sueños, mirando con orgullo hacia adelante como hacia un futuro más brillante. Manolache explica: «He sido fotógrafo mucho tiempo y mi gran pregunta durante muchos años ha sido: ¿de qué forma puedo ayudar a alguien con la fotografía? Después de un tiempo comprendí que la fotografía puede cambiar mentalidades y puede resolver problemas».

Culturainquieta.com