Un año de besos

Una sociedad de besos.
Barcelona, 2016

El canto del loco insiste en que lo que quiere es besos. Que lo despierten con besos; por la tarde, besos, y por la noche más besos. Quien hizo la pintada quiere más: quiere libertad. Que lo único que nos tape la boca sean besos.

Los hippies ya proclamaban lo de paz y amor, pero esto es más concreto: que el amor sea la única pausa para el silencio, que ni el miedo ni ningún poder impida ni el grito ni el susurro. “Por amor a mi pueblo, no callaré”, dice el profeta, “hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha”. Que el trabajo por la justicia, la palabra profética, no conozca silencios miedosos ni cómplices.

¡Feliz y combativo 2017!

Autoría

  • Araceli Caballero

    Periodista y filóloga (además de componente del consejo de redacción de alandar desde sus inicios), lleva más dos décadas trabajando en organizaciones sociales vinculadas a la defensa de los derechos de la gente que habita el Sur pobre del planeta.

    Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *