Pere Ortega

Presidente honorario del Centre Delàs d’Estudis per la Pau y profesor del curso Conflictología de la Universitat Oberta de Catalunya. Licenciado en Historia Contemporánea y postgrado en Hacienda Pública por la Universidad de Barcelona. Investigador y analista en temas de paz, noviolencia, desarme y conflictos.

Los escolapios celebran el 400 aniversario de su fundación y el 250 de la canonización de s. José de Calasanz

El “abajamiento”, clave escolapia de vida

La Orden de los Padres Escolapios nace hace cuatro siglos bajo la inspiración de San José de Calasanz como respuesta a la necesidad de educación y formación de los niños pobres de Roma. Su obra, con la aprobación de la Iglesia se extendió por Europa en sus inicios. A mediados del siglo XIX comienza su presencia en el continente americano y a mediados del XX en África y Asia. Se trata de la primera Orden religiosa dedicada específicamente a la educación cristiana popular a través de la educación, con tres rasgos carismáticos presentes germinalmente desde el principio: dar prioridad a la educación desde la infancia, a la educación de los pobres y a la evangelización (piedad y letras-espíritu y letras) y fue recibido por Calasanz, ante todo, como la aceptación de una nueva misión evangelizadora y educativa de la que participaron sus primeros compañeros. Su propuesta, la educación integral desde las claves del Evangelio es llevada hoy a cabo tanto por religiosos como laicos que comparten el carisma y la misión fundacional.