Dolores Aleixandre

Jubilada feliz. Encajando el envejecer con cierto garbo (de momento). Convencida de la fuerza de la Palabra y de la bondad última de las personas. Adicta a la Biblia y a contársela a otros. Agradecida a la vida, al cariño de tantos amigos y al sentido del humor. Aficionada al cine, a la música polifónica y a Gomaespuma. Lectora desordenada y escritora de vuelo corto. Orgullosa de ser columnista de alandar. Tratando de callarme más, rezar más y vivir más atenta al latido del corazón de Dios en el corazón del mundo.

Dolores Aleixandre

Penúltimas noticias sobre el centurión

El centurión es un personaje que ha hecho fortuna en la memoria cristiana y,  generación tras generación, repetimos aquello de “No soy digno de que entres en mi casa…” Estaba yo dándole vueltas al por qué de tanta humildad y comparándolo con Zaqueo, que aunque no podía presumir de dignidades, no se anduvo con remilgos a la hora de recibir a Jesús. Buscando más información sobre el personaje, me encuentro con sorpresa que, en opinión de algunos biblistas de mucho pedigree, el centurión era homosexual y ese es el motivo por el que no quiso que Jesús fuera a su casa. 

Dolores Aleixandre

Metamorfosis

LI-TUR-GIA. Hasta la palabra misma empieza a resultar incomprensible para mucha gente y no digamos los objetos asociados tradicionalmente a ella. trumento del Resucitado en su tarea de hacerlo todo nuevo (Ap 21,5).

Dolores Aleixandre

Viajeros

Estábamos deseando que acabara el estado de alarma para movernos, pero este frenesí viajero no es algo nuevo, sino que ya les pasó a otros y ahí está la Biblia para demostrarlo. Empezando por el principio: el jardín en que estaban Adán y Eva no debía estar mal, pero, quieras que no, un poco confinados sí que estaban, así que salir de allí y explorar otros lugares no fue un verdadero castigo.

Dolores Aleixandre

El desclasificador

Nos descoloca mucho que Dios nos quiera “por defecto”, en vez de por concurso de méritos propios, pero esa es la anómala costumbre que a estas alturas Él es ya incapaz de remediar.

Dolores Aleixandre

Polaridades

Cuando Jesús oraba, no desenganchaba la atención hacia su gente. Era precisamente subir al monte lo que le daba mejor perspectiva para contemplarlos. El Distante – apartado y a solas- seguía siendo el Atento, el Cercano, el Amigo que no se desentendía.