2. La complejidad

  • por

Lo primero que te encuentras cuando piensas en libertad es la asombrosa (y maravillosa) enormidad de la realidad, su complejidad. Que la realidad es, en realidad, una multiplicidad de realidades.

Frente al pensamiento único y unificado de las ortodoxias, frente a lo que es lícito pensar y no pensar, creer y no creer (sentir y no sentir)… el horizonte sin confines de la búsqueda en libertad. Frente a lo que nos han enseñado a creer firmemente… la exuberancia de la duda y la riqueza de la ambigüedad, la fecundidad de la inseguridad. Que, ante tal panorama, un relativismo dinámico es lo mejor que te puede pasar. Las síntesis pueden esperar.

Detrás de cada duda inteligente se esconde otra duda aún más rica. Cada posición conquistada te abre otras posibilidades de conquista. Y Dios es la garantía de que más allá siempre hay razón, de que el creyente nunca está “perdido” si se pierde buscando la gran verdad. Andar perdido es una garantía de que andas por el buen camino. Porque solo quien se pierde halla.

¿Hay cosa más entusiasmante que levantarte cada mañana sabiendo que te queda tanto por explorar, por saber, por intuir, sentir, experimentar… por disfrutar? ¿Qué vale frente a eso un “Credo” atado y bien atado, un catecismo con preguntas y respuestas? ¿Qué Dios puede ser un “Dios en lata”? El logos solo se hace carne cuando abraza el caos.

La Iglesia es, por tradición, una reductora de cabezas. La religión ha servido históricamente para domesticar la inteligencia. La moral sigue siendo, sobre todo, una práctica de amputaciones. Esa moral, esa religión, esa Iglesia no son imagen y semejanza del Dios realidad infinita, del misterio universal.

Y si a todo esto se le añade el principio de incertidumbre de Heisenberg…

NB. El viñetista se contentaría con que estas viñetas animasen a sospechar de estas viñetas.

pag13_cortes1_web.jpg
pag13_cortes2_web.jpg
pag13_cortes3_web.jpg
pag13_cortes4_web.jpg
pag13_cortes5_web.jpg
pag13_cortes6_web.jpg

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.