Por Ana Jiménez

Hoy 2 de febrero hemos tenido un nuevo encuentro de Feminista&Cristiana. Somos un grupo de mujeres jóvenes cristianas y feministas de distintas parroquias, movimientos, etc., que nos encontramos más o menos cada dos meses para compartir vivencias, experiencias, inquietudes que surgen en nuestras vidas y en nuestras comunidades cristianas de referencia y que tienen una mirada de mujer. Esto es cuestiones y planteamientos desde perspectiva de género que nos preocupan de nuestras iglesias locales y que no podemos pasar por alto pues que llevamos dentro de nosotras, en nuestra experiencia cotidiana por ser mujeres, cristianas y feministas.

Solemos juntarnos para desarrollar un tema concreto, que nos preocupa, y lo miramos a la luz de los ojos de Jesús, pero también de claves feministas que nos ayudan a profundizar en el mensaje del Evangelio profundizando en las derivas que este tiene en la actualidad.

En nuestra última reunión hemos reflexionado y compartido a partir de una dinámica en que se colocaba en un polo el cristianismo y en el otro el feminismo. Después cada una tomaba un par de papeles con distintas palabras («categorías») como la igualdad, la identidad, el cuerpo, el poder, la espiritualidad, la experiencia, el mutualismo…y dialogábamos colocando después cada una de ellas más cercanas al cristianismo, al feminismo o entre ambos. Muchas de estas categorías se comparten en ambas experiencias, se ponen en cuestión y a la vez nos dan pistas de como afrontarlas en la vida diaria. Vemos que feminismo y cristianismo se aproximan, pues ambos buscan la inclusión y la fraternidad-sororidad entre las personas. Ha sido un diálogo muy enriquecedor en el que cada una ha aportado sus experiencias, sus miedos, sus creencias, su modo de entender la vida, la fe y su ser cristiana y feminista. Es un verdadero regalo tener un espacio de encuentro para el alma, donde compartir experiencias de las que no es fácil hablar y sentirse comprendida y para crecer en conciencia y en seguimiento.

Nuestra próxima convocatoria es el 15 de marzo. Trataremos el tema de la familia, su proyecto, planificación, dificultades y oportunidades desde la perspectiva cristiana y feminista. Están invitadas todas aquellas personas entre 18 y 40 años que quieran compartir su perspectiva feminista y cristiana.