Medicamentos, ¿salud o puro negocio?

movimientos2-6.jpgCon este provocador título, Juan Erviti, doctor en Farmacia, ofreció una conferencia organizada por el Foro Gogoa en la que habló de la colisión entre los derechos de los pacientes y los intereses de las multinacionales.

Juan Erviti confiesa haber sufrido presiones del sector farmacéutico por defender su independencia y habla con valentía de irregularidades en la salida al mercado de fármacos contra la gripe A como el Tamiflú. Este experto revela que los intereses de la industria prevalecen sobre los del paciente.

¿Cómo nace y llega al paciente un medicamento? ¿Cuáles son los puntos débiles del proceso?

Los hitos son la investigación y el desarrollo del fármaco; su aprobación, que en Europa depende de un comité de expertos, y la farmacovigilancia posterior, cuando ya está en el mercado, porque suele salir con pocos datos de seguridad, entre otras causas porque se necesita un mayor número de pacientes que lo utilice durante un tiempo para tener datos fiables. Otro aspecto importante es la disponibilidad del medicamento a nivel mundial. Normalmente son los países desarrollados los que sacan adelante los fármacos, ello provoca muchos problemas de disponibilidad en los países en vías de desarrollo, ya que tradicionalmente han prevalecido criterios económicos a la hora de fijar precios y de facilitar el uso del medicamento. Tras mucho luchar en la OMC se ha conseguido poco y el fármaco sigue siendo para ciudadanos de países ricos y no para los pacientes que lo necesitan.

¿Qué hay de verdad en la teoría de que los laboratorios generan patologías para vender medicamentos?

No quiero ser alarmista ni hablar de conspiraciones, sólo quiero transmitir que el sistema tiene lagunas que lo hacen permeable a los intereses de la industria y que en algunas ocasiones pueden prevalecer los intereses económicos sobre los de la salud. Hay una estrategia para inventar enfermedades y promover la utilización de medicamentos en situaciones injustificadas.

¿Eso ha sucedido en el caso de la gripe A y antivirales como el Tamiflu?

Es un hecho que se dan situaciones de este tipo y en el caso de la gripe A se puede decir que la BBC y el British Medical Journal han abierto una investigación sobre la eficacia real del Tamiflu porque parece bastante menor de lo divulgado a través de las publicaciones científicas. El laboratorio propietario de los datos no quiere facilitarlos para que se repliquen los estudios realizados y verificar esa efectividad. El hecho de que los niegue es muy sospechoso y en su lugar ha proporcionado otros estudios que no eran exactamente los utilizados para las informaciones difundidas. Aun con todo, los investigadores independientes han determinado que tampoco en estos estudios hay datos suficientes para establecer con seguridad la eficacia del Tamiflu, pero todo apunta a que de existir algún tipo de eficacia ésta sería residual. Es cierto que hay indicios de irregularidades desde un punto de vista intelectual y de ética profesional que están siendo investigados y en ello colaboran la Cochrane el British Medical Journal y la BBC.

¿Dónde se ha producido el fallo?

En todo proceso, hay un punto débil y eso hace que sea permeable. En este caso podemos destacar que es necesaria más investigación pública porque la privada tiene sesgos. La gente tiene la idea de que la industria del fármaco es la que más fondos destina al desarrollo de medicamentos, pero en realidad el organismo que más invierte en el mundo es el sistema sanitario público de EEUU. Hay que agradecerle la cantidad de fármacos que están saliendo al mercado, pero en los años 80, con Ronald Reagan de presidente, se produjo un hecho que cambió el rumbo de la investigación, la Ley Bayh-Dole, que permitía a los investigadores del sistema público vender la patente de sus descubrimientos. Esto se hizo para incentivar a los funcionarios, pero tuvo efectos perversos porque ahora la industria farmacéutica compra la investigación al sistema público americano a precios muy baratos y luego se la revende a unos precios tremendos, es decir, que el sistema público está pagando dos veces por lo mismo. Así se ven casos dramáticos, como que el sistema carezca de fondos para un antiviral destinado a enfermos de sida que ha sido desarrollado por el propio Estado. Éste es uno de los puntos débiles de la cadena, por ello hay que intentar incentivar la investigación pública, sobre todo para que la propiedad intelectual de los productos de garantías para hacerlos accesibles a toda la población.

¿Utiliza la industria farmacéutica a los países pobres para probar medicamentos como si fueran grandes campos de experimentación?

El tema de la investigación está bastante bien regulado aunque tiene sus lagunas. Uno de los puntos conflictivos es que el paciente, cuando se somete a una investigación, firma la Declaración de Helsinki, que regula la ética en los ensayos clínicos y estipula que los datos de la investigación deben estar a disposición del paciente. Esto no se cumple porque los datos los tiene el laboratorio que desarrolla el ensayo clínico y facilita los que quiere, a quien quiere y cuando quiere. Los resultados de toda investigación deben ser públicos en su integridad, pero la ley se queda en papel mojado.

Todas estas cuestiones generan desconfianza hacia los fármacos y dudas sobre si las multinacionales presionan o financian a los expertos que defienden sus productos.

Todo en la vida tiene claroscuros pero no es la tónica dominante. Hay que dar confianza a la gente y decir que los médicos son conscientes de lo que está pasando. Este tipo de información es novedosa para el paciente y le puede llegar a descolocar, pero en la Sección de Información y Asesoría del Medicamento llevamos mucho tiempo informando a los médicos sobre estas cuestiones. Los profesionales tienen garantía de que existe contrainformación. También es cierto que en el mundo médico cada vez hay más sensibilidad hacia la información independiente, que viene siendo ya necesaria. Nosotros hemos sufrido presiones de la industria farmacéutica por haber publicado determinados casos, pero he de reconocer que cuando ha ocurrido nos hemos sentido apoyados por el departamento de Salud.

Ha habido una apuesta muy fuerte por los genéricos para reducir la factura farmacéutica. ¿Está teniendo éxito esta estrategia?

Va poco a poco. En Navarra los genéricos suponen el 17% del volumen de envases, pero tendríamos que tener cuotas más altas. Países de nuestro entorno están en el 50-60% de prescripción y deberíamos fijarnos este tipo de objetivos. Sobre los genéricos hay que trasladar al público una información muy importante: además de ser más baratos, han sido utilizados por millones de personas durante años y eso quiere decir que el perfil de eficacia está bien definido, es casi imposible que nos den sustos, por el contrario, cada vez tenemos menos garantías de que un medicamento que sale al mercado sea realmente seguro. ¿Por qué sucede esto? Tiene que ver con un plan de riesgos: la industria presiona para incorporar los fármacos lo antes posible y acelera el proceso de investigación. Las agencias reguladoras permiten que se pueda aprobar la salida al mercado de un medicamento aun cuando existan señales que adviertan de problemas de seguridad y esté pendiente el estudio de seguridad, es decir, primero salgo al mercado y luego ya veré si esa seguridad es contrastada, pero esos estudios acaban por no realizarse. También es verdad que cada vez se retiran con más velocidad y frecuencia medicamentos, por ejemplo, el Vioxx se dejó de vender a instancias del laboratorio porque el dinero que debía pagar por los juicios superaba sus expectativas de venta.

¿Es irresponsable un padre o una madre que no vacuna a sus hijos porque recela de su eficacia?

Sí. La vacunación es una de las actuaciones que ha demostrado mayores beneficios a nivel de salud pública. Se prueban, son eficaces y nos han librado de grandes plagas como la viruela y la polio, pero hay que cuidar las cosas para tener la máxima garantía de eficacia.

¿Deben inquietar las modificaciones legales que planea la UE en relación con el sector del medicamento?

La UE intenta cambiar aspectos normativos importantes: quiere legalizar la publicidad directa, que los laboratorios puedan anunciar en prensa, radio y televisión productos concretos, para pacientes concretos y patologías concretas. Esto sería dramático. Sólo lo hacen dos países, EEUU y Nueva Zelanda, con resultados calamitosos para la salud de la población. Esta medida contribuiría a la irracionalización de la utilización de medicamentos. Además, la industria presiona para cambiar la legislación y que el estudio del perfil de seguridad del medicamento dependa del laboratorio que lo comercializa y no del sistema público. Esto supone un conflicto de intereses tremendo.

¿Qué debemos hacer con los medicamentos que no utilizamos?

Entregarlos a las farmacias y puntos sigre para su destrucción controlada porque algunos pueden interferir con el medioambiente.

¿Y donarlos?

Es poco aconsejable, sólo en circunstancias muy graves, catástrofes como la de Haití, donde se necesitan muchos medicamentos y de forma urgente. La donación tiene sus inconvenientes: con frecuencia los medicamentos están en el límite de caducidad, el transporte es caro, los prospectos están en castellano. Yo he colaborado muchos años con Medicus Mundi en la India y me ha tocado ver cantidad de medicamentos inútiles para las patologías del aquel país, enviados, eso sí, con toda la buena voluntad y esfuerzo del mundo.

*Jefe de la sección de información y asesoría del medicamento del Servicio Navarro de Salud – Osasunbidea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.