La crisis económica en España

La persona por naturaleza busca la felicidad de vivir mejor en la sociedad.

La sociedad española desde hace treinta años, con su hospitalidad y gracias a la inmigración, ha hecho posible el intercambio de culturas.
Hoy los cambios repentinos de la vida económica, llamada “Crisis económica”, limitan nuestros sueños y la de aquellos, que aún estando en su propio país, se ven afectados por el azote del desempleo; siendo esto así, no podemos olvidar que nosotros los inmigrantes tenemos muchos problemas añadidos.

Somos indocumentados y por lo tanto no tenemos derecho a un contrato laboral, y si no tenemos contrato no podemos regularizar nuestra situación. ¿Alguien nos puede explicar dónde está la salida?

Un dicho africano nos cuenta:

En momentos de tormenta cada uno busca la forma de protegerse de la lluvia

La tormenta es la crisis actual, es decir, cada cual busca su propio interés.

Nosotros los inmigrantes nos encontramos ante esta crisis con un mayor desamparo, no tenemos a nuestra familia para que nos pueda echar una mano, y la soledad nos amenaza de tal forma que puede llevar a algunos a la perder sus “sueños” e incluso perder el sentido de la vida llegando hasta el suicidio.

Pero una cosa es segura: no perderemos la esperanza, no queremos caer en la marginación, al contrario, seguiremos luchando por una integración, a través de nuestro esfuerzo, nuestro trabajo y aprovechando toda la experiencia que la sociedad española nos transmite para llegar un día a cumplir nuestra meta, que no es otra que la de cubrir nuestras necesidades básicas, y en lo posible contribuir al futuro desarrollo de nuestros países.

Lanzamos un SOS a quienes nos quieran escuchar, no porque no seamos conscientes de las dificultades actuales de crisis mundial, no queremos conseguir nuestros sueños a cualquier precio. Solo pedimos el derecho a acceder a un trabajo digno. Necesitamos que toda la sociedad española se involucre y asuma nuestra realidad como inmigrantes.

Un proverbio “Bambará” nos enseña:

Una calabaza siempre ha necesitado la ayuda del viento para cruzar el río

Así creemos que nuestro éxito como inmigrantes está ligado al éxito de España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.