Coplas a la muerte de ALANDAR

  • por

Por Martín Valmaseda

Que duerma el alma despierta
y al dormir sueñe con gozo
y esperanza
que aunque muera una revista
ya seguirán sus lectores
otra danza.

otra danza, de otros libros y folletos
que les hagan despertar a nueva vida
y percatarse
de que el mundo está muy muerto
y necesita que vuelva
a espabilarse

Nuestras vidas son los libros
y revistas que elegimos
al crecer
Ellos nos dan los motivos
para aclarar nuestras mentes…
¿en qué fe?
*
Unos libros nos dejaron
tan confusos y sin rumbo
en el camino
que todo lo que enseñaron
nuestros padres y maestros
se deshizo
*
Unos libros nos dejaron
tan confusos y sin rumbo
en el camino
que todo lo que enseñaron
nuestros padres y maestros 
se deshizo
*
Hubo veces que algún terco
escritor irreflexivo
dio motivos
para seguir agarrados
a las viejas tradiciones
que aprendimos
*
Hubo también escritores
que escribieron unos textos
tan abstrusos
que al leerlo los lectores
pensaron que el documento
estaba en ruso
*
Otros libros y revistas,
después de que los abriste,
te dejaron
igual que si nada leíste
con la mente y la conciencia
toda en blanco
*
y la gente tan moderna  
agarrada hoy a la tele,
y su whastapp
ni a Gutemberg lo recuerdan
ni a las letras de su invento
nunca más
*
Y por eso me da pena
que esa revista nacida
en gente inquieta
en estos tiempos difíciles
el “corona” y el dinero la han  tirado
a la cuneta
*
Esa revista que andaba
a lomos de una tortuga
despacito
ya se ha quedado callada
sin decir lo que pensaba
y sin un grito
+
A vosotros que leíais
y escribíais los textos,
más que hablando,
proponiendo a los lectores
las cuestiones inquietantes,
preguntando…
*
les animo  a que ahora sigan
el sendero de su fe
que es caminar
y por eso no se paren
de hacer un mundo nuevo
y… ¡Hala-andar!

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.