Tiempos

  • por

Está claro que los tiempos no siempre se ajustan a lo que queremos. Tiempos demasiado largos para que Correos lleve alandar a los buzones. Tiempos de imprenta demasiado ajustados como para poder hablar en este editorial de las elecciones municipales y sus resultados. ¿Habrá cambio? Cuando estas líneas vean la luz ya tendremos la respuesta a esa pregunta.

Demasiado pronto llegan algunas cosas, demasiado tarde otras, como el documento que los obispos presentaron en pasado 24 de abril, titulado Iglesia, servidora de los pobres. Desde el inicio de la crisis, muchas voces –incluida la de alandar– habían reclamado a la Conferencia Episcopal Española un pronunciamiento de apoyo a quienes más estaban sufriendo los efectos de la debacle económica. Hemos criticado su silencio y hemos rechazado su manera de actuar, mirando hacia otro lado. Es de justicia reconocer ahora la publicación de un documento tan necesario, aunque es difícil cerrar heridas que han estado tanto tiempo abiertas.

“Hay un tiempo para cada cosa”, dice el Eclesiastés. Y, por fin, ha llegado el tiempo de que los obispos hablen de las “familias golpeadas por la crisis” y de “los inmigrantes que sufren más que nadie una crisis que ellos no han provocado”. Hablan también de la corrupción como una de las causas de esta injusticia y del modelo social centrado en la economía que genera “la burbuja inmobiliaria, el excesivo endeudamiento, la falta de regulación y supervisión de los mercados”. Es un documento que merece la pena leer y al que ojalá los poderes públicos presten atención. Su eco mediático no ha sido muy grande, pese a ser un mensaje conciso y profético. Claro, este tipo de documentos venden menos que los escándalos eclesiales y las luchas de poder.

Los obispos españoles se desmarcan, al fin, del seguidismo al Gobierno y se alinean con la voluntad del papa Francisco que, si algo ha hecho, es devolver a la Iglesia a su sitio: al lado de las personas empobrecidas.

Tiempos, tiempos… ¿Será que ha llegado el tiempo del cambio?

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.