Moverse

  • por

“Quien se mueva no sale en la foto”, dice la gente. Pero desde alandar pensamos todo lo contrario, que hay que estar constantemente en movimiento. Comenzamos un nuevo año y queremos que esa sea nuestra consigna: el dinamismo, la evolución, el avance lento, pero seguro. No nos importa si salimos o no en la foto.

Esto no siempre es fácil. Hay quienes creen que no vale la pena seguir moviéndose, que ya lo hemos intentado todo, que nada da resultado, que ya está todo inventado, que tal y como están las cosas “Virgencita, que me quede como estoy”. Y es que parece que las expresiones populares de la lengua castellana alaban ese inmovilismo.

En el equipo de alandar apostamos con fuerza por seguir luchando en este año nuevo. Seguimos creyendo que es posible un cambio en el mundo, en la sociedad, en nuestra Iglesia. No perdemos la esperanza en que podremos construir, desde la base, una Iglesia que sea verdaderamente Pueblo de Dios, como traslucen varios de los artículos de las páginas de este número. Una Iglesia abierta de puertas y de ventanas en la que corra el mismo aire fresco que corrió en el Concilio Vaticano II, cuyo aniversario se acerca.

No nos cansamos en esta lucha, ni tampoco en la andadura de hacer que la revista llegue cada vez a más personas, tanto a través del papel –la fotocopia, el recorte…–, como a través de la web y las redes sociales. Por eso, una de nuestras apuestas para este año que comienza es el lanzamiento de una versión digital en catalán.

Vamos a traducir algunos de nuestros artículos y reportajes para ofrecerlos al público de Cataluña, donde hay un gran movimiento de Iglesia de base y de asociacionismo con el que sintonizamos completamente. Nos lanzamos a ello por intuición y por seguir caminando en la apertura y en la construcción de esa “comunidad de creyentes” que, aunque sea muchas veces virtual, conforma alandar.

Juntos, juntas, nos movemos, caminamos, sin cansarnos. O, más bien, venciendo al cansancio cuando éste surge, con la convicción de que, como decía San Juan de la Cruz, “el alma que anda en amor ni cansa, ni se cansa”.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *