Lamento esperanzado ante el desbordamiento del río Indo

  • por

Foto: Shakila Maan, Southall Pakistan.HE VISTO los desastres del sur de Pakistán;
los desbordamientos arrasadores del río Indo;
campos y cosechas destrozados,
miles y miles de personas afectadas, arrojadas de sus casas, aldeas y trabajos;
muertos unos, famélicos y a merced de las epidemias, otros…

He visto -porque en nuestra época todo se compra y se vende-,
he visto y he comprado, a cambio de cruentas heridas en mi corazón,
he visto y he comprado esos reportajes espeluznantes de televisión,
a los que tengo que agradecer estar aquí y ahora viviendo y muriendo
con los que allí viven y mueren; con cuantos, al sur de Pakistán,
bajo el arrojo desbordado del río Indo,
luchan y sufren -porque aman la vida- para sobrevivir.

He visto a soldados y voluntarios de diversas ONG,
exponerse y arriesgarse por contener las iras de las aguas,
por acompañar y paliar, en la medida de precarias posibilidades,
el llanto de los niños que pide una explicación,
el dolor de las madres que no puede ser consolado con nada,
y el arrasamiento de las tierras que tardará en recuperar su ritmo de producción alimentaria.

He visto (¿o, he creído ver?) por la fe, cómo Dios estaba en el río Indo, desbordándose;
estaba en las aldeas y casas devastadas; estaba en los cadáveres flotantes o sumergidos en las aguas sin piedad;
estaba en la desesperación de los que carecen de medios imprescindibles para hacer frente a sus males;
estaba en los medios de comunicación que acercaban al mundo entero la llamada a la solidaridad;
estaba, lo he visto y lo confieso, en todos cuantos podían hacer algo,
algo, por pequeño que fuere, y no dejaban de hacerlo.

¿Era Dios quién estaba? ¡Estaba! ¡Ciertamente estaba!
Pero no basta… ¡Pero no basta! ¡¡Pero no basta!!

www.feypoesia.org

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *