La amistad de Jesús

  • por

pag23_desdeotroprisma_web-6.jpgTu presencia y cercanía son rasgos de tu amistad.
Ante tal presencia, reacciono ausentándome.
Como si dependiera de mí, me imagino
que no puedo mantener semejante amistad.

¿Todo será más fácil si dejo de buscarte?
Aún ahí tu presencia y cercanía no dejan de encontrarme.
Encontrarme para volver a seguir empezando.
No sé las demás, pero tu amistad no tiene lógica.
No tiene tiempo, hoy es siempre y cada momento.

Te pierdo de vista pero me seguís mirando.
Tú presencia y cercanía es tu voz en el silencio,
tu mano extendida, tu sonrisa, tu abrazo.
Cuando vuelvo a hundirme y del agua quiero salir,
tu presencia y cercanía traen tono a reclamo.

Compartimos la mesa, compartimos vidas, muertes y resurrecciones.
De nuevo no te vas a guardar nada,
buscando así provocar tu misma reacción.

Solo tanta presencia y cercanía me pueden hacer tu amigo.
Amigo para llegar a acercarme con mi más profundo y vital perfume.

Y con toda reverencia, por primera vez, lavarte los pies.
O dejar que me los laves…

hocolawal99@yahoo.com

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.