Mayoría de edad

  • por

Sin ánimo de menosprecio, quiero manifestar mi opinión sobre una noticia dada en el estado del Vaticano. Me está provocando la pérdida de la fe en la Iglesia en que nací, en la que vivo y en la que quiero morir. ¿Por qué pienso y digo esto? Muy sencillo, las declaraciones de un cardenal, que pasó por Murcia y se suele revestir con ropajes de la época de Honorio y Arcadio en las ceremonias de la UCAM y hasta en Toledo, donde consiguió ocupar el máximo cargo eclesiástico, se le ha ocurrido adelantar la edad de los niños para tomar la Primera Comunión a los seis o siete años, como se hacía antes, en los tiempos de Maricastaña, que ya pasaron y no se ha dado cuenta. ¡Cuánta pompa! Seguro que Jesús, el Nazareno, el que anduvo por las tierras de Galilea se echará las manos a la cabeza diciendo “¿para esto vine?”.

Lo primero que hice fue orar por él y por quienes piensan como él. Llevaba tiempo pensando que a los jerarcas de nuestra Iglesia les agrada teledirigir a los creyentes, considerándoles “menores de edad” y, para más INRI, ahí está esta noticia. Oyendo las “peroratas” que la mayoría lanzan en el altar cada domingo pienso que les obligan a hacerlo así o es que no saben más, de cualquier forma que fuere demuestran que no son tan “mayores de edad” como para decirnos siempre lo que hay que hacer. Parece como que la Palabra de Dios no se debe proyectar en sociedad actual y, sí, sólo reproducir el “cuentecico” y poco más.

Cada vez me convenzo más que le tienen pánico a la libertad y, sobre todo, a la madurez de los laicos, no sé por qué será. La comunión, además de ser un acto social que, en la mayoría de los casos, endeuda a las familias y poco más, no responde, de verdad, al significado que la comunión tiene. ¿Por qué no se le ocurre otra manera de celebrarla? Hay experiencias muy válidas, pero como andan mirándose los zapatos y no les interesa, por eso, salen siempre por peteneras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.