Algunas precisiones

  • por

En el número de octubre de 2011, José Luis Sandoval envió una carta crítica sobre el folleto de Marcelo Barros “Espiritualidad socialista para el siglo XXI”. Ya le respondió Marcelo Barros oportunamente, pero creo que habría que hacer algunas precisiones sobre algunos aspectos en los que no ha entrado Marcelo Barros.

En todo su escrito el Sr. Sandoval destila un odio hacia el socialismo y el comunismo que le lleva a cometer inexactitudes y falsedades, que creo conveniente aclarar.

Así, por ejemplo, dice que “la palabra socialista podría ser sustituida por fascista o nacionalsocialista”. Confundir unas ideologías con otras solo se puede sostener desde el visceralismo más radical.

Un poco más adelante dice que “tendrías que informarte de cómo han vivido los socialistas españoles cuando se han perpetuado en el poder”. Supongo que se refiere al PSOE que, bajo mi punto de vista, ni es un partido socialista, ni siquiera llega a socialdemócrata, porque antes del PSOE en España nunca han gobernado los socialistas. Pero ¿cuándo se ha perpetuado en el poder el PSOE si han gobernado cuando han ganado las elecciones y cuando las han perdido han dado paso al PP?

En otro apartado dice que “el socialismo ha sido la gran estafa del siglo XX”. Es una opinión respetable, pero que no comparto; un solo dato: el capitalismo, tan eficiente, ha conseguido que se mueran de hambre todos los días entre 60.000 y 80.000 personas según la FAO, es decir, unos 25 millones de personas aproximadamente cada año. Si lo sumamos año a año, la cifra es astronómica. Es el mayor genocidio en toda la historia de la humanidad; ni siquiera en la Edad Media con las epidemias de la peste se moría tanta gente.

Por último, solo comentar la comparación que hace de Hugo Chávez y Evo Morales con Franco y Pinochet. Cada uno es libre de tener la ideología que quiera, pero decir esto es un disparate. Ni en Venezuela, ni en Bolivia hay desaparecidos, ni asesinatos extrajudiciales. Están en el poder porque han ganado las elecciones limpiamente, reconocido por los observadores internacionales. En el caso de Hugo Chávez, ha ganado 15 elecciones, la libertad de expresión está garantizada pues el 80% de las emisoras de radio y televisión son privadas y solo el 9% públicas, la pobreza pasó de un 49,4% en 1999 al 26% en 2008 y la indigencia del 21,7% al 7,2%, habiendo cumplido ya Venezuela todos los Objetivos del Milenio fijados por la ONU para 2015. Estos esperanzadores resultados, ¿merecen tanto odio?

Pedro Tostado Sánchez es sociólogo y miembro de la comunidad cristiana de Base “Santo Tomás de Aquino”.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.