El Instituto Catequista Dolores Sopeña ya cuenta oficialmente con su nuevo logotipo institucional. El pasado 10 de junio, tuvo lugar el lanzamiento internacional de su nueva imagen en el Aula Sopeña de su Casa Generalicia, situada en Madrid. El logotipo va acompañado del lema: «Misioneras en medio del mundo», que expresa un rasgo esencial de las Categuistas Sopeña.

El acto dio inicio con una eucaristía presidida por el Vicario General de la Arguidiócesis de Madrid. A continuación, se expuso a todos los presentes, amigos y colaboradores de la Familia Sopeña, la identidad y la razón de ser de las Catequistas Sopeña para, luego, mostrar el nuevo logotipo.
La Congregación religiosa ha querido mostrar la actualización de los principales elementos visuales que expresan su ser para dar a conocer de manera más clara y nítida la vocación de Catequista Sopeña. El resultado ha sido el esfuerzo dedicado durante más de dos años de trabajo gracias a un equipo de profesionales expertos en comunicación y diseño, con el fin de adaptarse a los nuevos tiempos y expresar su identidad y misión a través de una imagen, capaz de transmitir sus principales valores institucionales.

En la jornada también se puso en relieve la riqueza de la vocación de las Catequistas Sopeña y su presencia en el mundo, las Acciones Pastorales, que se llevan a cabo en los diversos países en los que están presentes (España, Ecuador, Argentina , Chile, Colombia, México y Cuba) y la labor internacional de su Fundación Dolores Sopeña, dedicada a los más desfavorecidos socialmente y cuya nueva imagen dará la luz oficialmente el próximo día 21 de junio a las 12.00 h en su Centro de Formación y Capacitación de Vallecas.

El instituto Catequista Dolores Sopeña, congregación religiosa de derecho pontificio, fue fundado por la beata Dolores Sopeña el año 1901. Las Catequistas Sopeña viven su consagración en medio del mundo, dedicadas a la promoción humana y a la evangelización de la familia trabajadora, especialmente en los sectores con menos oportunidades y más alejados de la Iglesia.

A partir de ahora, el Instituto Catequista Dolores Sopeña afronta esta nueva etapa con nueva imagen, para mantener vivo su gran tesoro vocacional y así seguir siendo una «eficaz presencia cristiana al servicio del mundo del trabajo» (san Juan Pablo II ).