Por sus Jornadas los conoceréis

  • por

Foto. Facetas-WYD 2008.
¡Jesús, María y José! Ésta es la particular traducción que hemos dado, en el alandar que inaugura 2011, al acrónimo JMJ. Los aspavientos vienen más que justificados. El gran “circo” (mediático, económico, jerárquico, etc.) en el que se va a convertir la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Madrid del 16 al 21 de agosto, no puede pasar inadvertido a una publicación como la nuestra, a la que no le es ajeno nada de lo que suceda en el ámbito de la Iglesia.

Si observamos los recursos que se están destinando o la magnitud y la importancia que se está dando en las parroquias a lo que se prepara para esos días en los que el Papa retornará a España, no podemos dejar de lanzar una mirada crítica ante un acontecimiento que genera dudas, tanto en la forma como en el contenido. Con ese talante, marcado por la curiosidad, en alandar hemos querido dedicar nuestras páginas centrales, desde éste y a lo largo de seis números, a describir bajo diferentes puntos de vista lo que se nos viene encima el próximo verano.

Y vamos a tratar de hacerlo con la lucidez que a menudo el sentido del humor confiere al pensamiento. Un equipo de jóvenes que pertenecen a grupos parroquiales de Madrid y que, en consecuencia, están asistiendo en primera persona y con intensidad a los preparativos que se han dispuesto desde el Arzobispado, se han ofrecido a especular –a su manera y en seis capítulos–, acerca de cómo prevén que se desarrollará la Jornada Mundial de la Juventud. Ya en esta primera entrega se aprecia con nitidez que van a ser páginas marcadas por la ironía, una ironía que sale espontáneamente con la sola comparación de toda esta parafernalia con el Evangelio.

Además, este suplemento vendrá presidido por un artículo que planteará cada mes una reflexión más “seria” y que se pedirá a diferentes firmas de prestigio que suelen estar presentes en nuestras páginas.

Si te acercas a leerlas comprobarás que estas páginas plantean realidades innegables, fuertes contradicciones y situaciones denunciables que todos y todas conocemos. Son hechos que se repiten en nuestra Iglesia cuando se promueve el boato, el despilfarro, el pensamiento único y la autoridad papal, olvidando a ese Jesús de Nazaret que acaba de nacer de una pareja de perseguidos y extranjeros, en un pesebre al que tuvieron que ir porque nadie quería darles posada bajo techo. La autocrítica, mucho más si llega expresada con sentido del humor, suele ser un buen remedio contra el autoritarismo y la sinrazón. En alandar nos encantaría que nos dijeras (por carta o por e-mail) qué opinión te merece la JMJ. Del mismo modo, nos ayudaría mucho en nuestro trabajo que nos transmitieras las sensaciones que te produce este suplemento. Desde hoy, gracias por compartir este nuevo comienzo.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.