Mística

Carlos F. Barberá

Etsi Deus non daretur

Cuando escribió -en latín, que entonces se usaba- que debíamos vivir etsi Deus non daretur, como si Dios no existiera, Dietrich Bonhöffer estaba en la prisión de Tegel, en Berlín, en una celda de dos por tres metros. Persona creyente, pastor protestante, se había opuesto desde el principio al nazismo, fundando con Karl Barth la llamada Iglesia confesante, en lucha contra el régimen nazi.