LGTBI

El arcoíris, una promesa con mucha vida

Un fantasma recorre Europa, el mundo. El fantasma de la LGTBIfobia, un vástago del machismo en el que la misoginia y los prejuicios cosifican al diferente, provocando sufrimiento y muerte a tantas personas inocentes: a las mujeres por el hecho de serlo, incluyendo a sus hijas e hijos; y a aquellas que, según sus valores, no pueden acreditar ser verdaderos machos o mujeres “como dios manda”.

Sobre las bendiciones de las uniones de personas del mismo sexo

El obispo Franz Kreissl, de San Galo (Suiza), afirma que “la iglesia no es la guardiana de la bendición de Dios”. Para este obispo “la tarea de la Iglesia hoy es recorrer un camino con las personas en el que puedan integrar su sexualidad como un don de Dios”. ¿Cuándo va a entender la Iglesia que estas personas tienen derecho a vivir su sexualidad?