Jesús de Nazareth

Dolores Aleixandre

El desclasificador

Nos descoloca mucho que Dios nos quiera “por defecto”, en vez de por concurso de méritos propios, pero esa es la anómala costumbre que a estas alturas Él es ya incapaz de remediar.