Reconcíliate y aleja de tu tienda la injusticia

En estas jornadas de principios de año cargadas de sangre y violencia, en esta noche que no cesa, leo y releo nuestro libro común por si de tanto releer algo se ilumina.

«El Señor djo a Caín, ¿dónde está Abel, tu hermano? Contestó, «No sé, ¿soy yo acaso el guardían de mi hermano?» Replicó «¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra«. Pero sin animar a la venganza que sería herir o matar a Caín. «Respondiió el Señor, «El que mate a Caín lo pagará muliplicado por siete. Y el Señor marcó a Caín para que no lo matara quien lo encontrara» (Gen 4, 9-16)

«Hay siete cosas que el Señor odia y no puede tolerar (…) una mirada orgullosa, una lengua mentirosa, manos que matan gente inocente, una mente que hace planes malvados, pies que se apresuran a hacer el mal, alguien que causa problemas entre amigos (…).» (Proverbios 6,16-19)

«¿Acaso te reprocha el que seas religoso o te lleva a juicio por ello? ¿No es más bien por tu mucha maldad (…) Exigías sin razón prendas a tu hermano, arrancabas el vestido al desnudo, no dabas agua al sediento y negabas el pan al hambrento. Como hombre poderoso, dueño del país, privilegiado habitante de él, despedías a las viudas con las manos vacías, hacías polvo los brazos de los huéfanos.(…) Reconcíliate y ten paz con Él… y guarda sus palabras en tu corazón (…) Aleja de tu tienda la injusticia, arroja al polvo tu oro y tu metal de Ofir a los guijarros del torrente (…) Él librará al inocente y tú te librarás por la pureza de tus manos». «Si negué al pobre lo que deseaba… Si comí el pan yo solo… Si alcé la mano contra el inocente… Si comí su cosecha sin pagarla, que mi tierra dé espinas en vez de trigo (…)» pero «lo juró, no me alegré con la desgracia de mi enemigo, ni su mal fue mi alborozo, ni dejé que mi boca pecara deseándole la muerte» (Job 22 y Job 31))

Ojalá en 2009 construyamos para bien.

Últimas entradas de Beatriz Tostado (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.