Fallan los cimientos

Quizás un quid de la cuestión esté en la desproporción y en la ausencia de límites. La desproporción en la acumulación, en la ambición, en el consumo y en la violencia es lo parece que caracteriza al sistema. Avaricia sin límites, destrucción de recursos sin límites y violencia sin límites, como recientemente se ha puesto de manifiesto una vez más en Gaza y en la República Democrática del Congo.

No tenemos topes y nadie se encarga de ponerlos… La ambición, la avaricia, la envidia y el ansia de poder determinan este sistema. Lo aprendemos, lo reproducimos y lo perpetuamos. Si cambiáramos los valores que modelan esta sociedad (este modelo social), como sugieren muchos, serían otras las formas y la organización que aprenderíamos y que reproduciríamos, y nacería (pararlelamente) otra manera de organizar la economía.

A indagar en los porqués y en el cómo de tan necesaria transformación se han atrevido hace unos días en el Foro Social Mundial; mejor, en los Foros Sociales celebrados en diferentes ciudades del mundo a la vez, que culminaron con el macroencuentro en Bélem (Brasil).

Y precisamente este año, de crisis financiera y economías descontroladas, de innumerables violencias y de más empobrecimiento, hubiera sido una buena ocasión para poner el oído y escuchar con detenimiento las reflexiones y las propuestas que desde los movimientos sociales y altermundistas se nos hacen para iniciar la construcción de un mundo más justo, mas habitable, más humano…
Y una vez más parece que han prevalecido los oídos sordos, sobre todo de aquellos que (no sin nuestra complicidad seguramente) nos han arrastrado a esta situación tan poco digna; y una vez más ha prevalecido el slogan de las reformas, de creer que con una mano de pintura la casa quedará como nueva, cuando lo que fallan son los cimientos.

Últimas entradas de Beatriz Tostado (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.