Empezar con buen pie, meditación en los colegios

En el marco del tema espiritualidad, al que desde Alandar hemos dedicado varios artículos en las últimas semanas, se añade este testimonio que relata la experiencia de meditación en los colegios diocesanos de Mallorca. Sin duda puede servir de ejemplo y acicate para experiencias similares.

Gemma Oliver

La urgencia rodea a nuestros niños y niñas desde el seno materno. Todo va rápido. Los placeres breves e intensos, las tristezas y contratiempos cuanto menos duren mejor.

¿Quién puede a estas velocidades construir un mundo interior y abonar la espiritualidad innata en el ser humano?

Estas observaciones inquietan e interpelan a muchos educadores, creyentes y no creyentes. Pero, ¿cómo parar este ritmo vertiginoso y proporcionar espacios de reflexión y autoconocimiento? ¿Cómo detener el frenético movimiento de las pupilas para prolongar la mirada en el otro? ¿Cómo hallar al Padre si no?

De estos interrogantes devino un “actuar” en los colegios diocesanos de Mallorca: ofrecer al inicio de la jornada escolar diez minutos de calma, de reflexión, combinando imágenes, citas bíblicas, videos y canciones. Abriendo cada mañana un tiempo de diálogo o de silencio.

Se prepararon los materiales atendiendo a las características de los niños y niñas en cada ciclo de educación Primaria (1º, 2º, 3º, 4º, 5º, 6º) y se organizaron por valores —acogida y bienvenida, naturaleza, familia, respeto, etc.— sin olvidar los tiempos litúrgicos más significativos. En consecuencia, cada mes se presentaba un valor y cada semana se focalizaba un aspecto de este. A continuación, era importante tener estructurada la semana y lo hacíamos con las siguientes rutinas: el lunes una imagen o unas preguntas nos permitían presentar el valor. El martes profundizábamos con la ayuda de un breve relato. El miércoles una canción. Los minutos de plegaria llegaban el jueves. Y cerrábamos la semana con un video o dramatización y una puesta en común.

El maestro-tutor era el encargado de llevar a término la dinámica matutina dada la relación de cercanía al grupo. Todo el material estaba disponible en formato digital y resultaba fácil proyectarlo. Se consideró importante registrar una valoración trimestral de cada actividad y del proceso en general, lo cual nos permitió hacer las correcciones y cambios pertinentes.

Las propuestas fueron muy bien acogidas entre alumnos de 6 a 9 años. Aun así, se tuvieron que hacer adaptaciones en algunos relatos bíblicos que resultaban demasiado alejados de las experiencias vitales de los niños. Por otro lado, el hacer las mismas dinámicas dos cursos seguidos suponía una pequeña desmotivación expresada en un franco comentario del tipo “eso ya lo hicimos el año pasado”.

Distinta era la acogida en algunos alumnos de mayor edad, donde no siempre se conseguía el ambiente de recogimiento necesario. Tampoco podemos obviar que en los últimos cursos de Primaria se incrementan los contenidos a trabajar lo que suponía un contratiempo para algunos profesores el realizar la reflexión matutina.

Los colegios diocesanos de Mallorca y el Gabinete de Pastoral, tras una pausa de dos años, no han descartado, pese a las dificultades, renovar todos los materiales. Es en ese punto en el que nos hallamos. El grupo de trabajo destinado a esta tarea el curso 2021-22 será inter-centros porque se hace imprescindible abarcar las singularidades del alumnado de cada uno de los trece colegios.

Con seguridad la experiencia recogida, unida a nueva savia permitirá ofrecer de nuevo a nuestros alumnos un espacio de reflexión —del que no siempre cuentan en casa— para encarar la jornada escolar con ilusión y calma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *