Frente a la exclusión social y la pobreza, políticas de integración

Las elecciones para la Asamblea de Madrid pone sobre la mesa tanto problemas graves como respuestas alarmantes. Cerca de medio centenar de colectivos cristianos de base llaman a la ciudadanía a apoyar con su voto propuestas políticas que pongan en el centro los derechos de las personas más vulnerables. Hay  mucho en juego.

Comunicado de cristianas y cristianos de base ante las Elecciones del 4 de mayo en Madrid

“Si unimos la clemencia con la fuerza y la fuerza con la razón, el amor será nuestro legado,
y el cambio, el patrimonio de nuestros hijos».
Amanda Gorman

Los colectivos y personas abajo firmantes, cristianas y cristianos de base, asumiendo como propia la ética que impregna el mensaje del Evangelio y guiados por aquella máxima de “quien no ama a su hermano a quien está viendo, mucho menos va a amar a Dios, a quien no puede ver”, nos identificamos con el sufrimiento de quienes están viviendo situaciones de exclusión social creciente en nuestra comunidad autónoma y, desde ahí, reclamamos soluciones políticas urgentes que erradiquen esas situaciones de marginación, violencia estructural e injusticia.  

Acción de Boa Mistura y la Asociación Tabadol para denunciar la falta de suministro eléctrico en La Cañada Real de Madrid. Foto: @soyRayden
Intervención del colectivo artístico Boamistura en Cañada Real.

Unidos a cuantas personas y movimientos de base trabajan para hacer posible una sociedad más justa y más fraterna, sentimos la urgencia de denunciar las dinámicas de desigualdad, pobreza y marginación hoy dominantes en Madrid y reclamar procesos de integración y políticas de igualdad de oportunidades para todos y todas cuantas vivimos en esta Comunidad. Por ello, con ocasión del proceso electoral al que estamos convocados, levantamos públicamente nuestra voz para llevar a la conciencia de toda la ciudadanía la necesidad imperiosa de participar y de transmitir a los futuros parlamentarios autonómicos que los principales objetivos a desarrollar en la Asamblea Regional y en el Gobierno de la Comunidad, durante la próxima legislatura, deben estar orientados a: 

  1. TERMINAR CON LA EXCLUSIÓN SOCIAL  

Este es el más grave problema de la sociedad madrileña. La Comunidad de Madrid es hoy en España el paradigma de la desigualdad. Así lo revelaba el último Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en Madrid (2019), constatando que 1 millón de personas se encuentra en situación de exclusión social, y 269.000 sufren exclusión social extrema; que la pobreza severa se ha incrementado en los últimos cinco años un 23%, afectando ya a 243.000 personas y que la desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre es la más alta de España

Según el citado Informe, los factores de exclusión social más determinantes en Madrid son la vivienda, el empleo y la salud. Y algunos de sus indicadores más elocuentes: 

  • 67.000 hogares presentan situaciones de hacinamiento.                                                                           
  • Casi 90.000 hogares se encuentran en situación de vivienda insegura (sin contrato de arrendamiento, o con notificación de desahucio); y 219.000 hogares no reúnen condiciones adecuadas de habitabilidad.                        
  • La precariedad laboral afecta a 6 de cada 10 personas empleadas. El número de las que trabajan a jornada parcial duplican las de quienes trabajan a jornada completa.                                                                     
  • 134.000 personas malviven con un empleo de exclusión (venta a domicilio, recogedores de cartón y otros residuos, reparto de propaganda, mendicidad).
  • Alarmante nivel de paro entre los jóvenes (34,2%), abocados a seguir dependiendo de sus familias.
  • El 45% de las personas con discapacidad o dependencia no recibe ayuda de ningún tipo.
  • En 161.000 hogares se ha dejado de comprar medicinas por dificultades económicas.           

En resumen, según el VIII Informe FOESSA, la Comunidad de Madrid se ha convertido en una de las regiones con más desequilibrios socioeconómicos de Occidente en las últimas décadas. Ricos y pobres viven cada vez más separados, con condiciones de vida y de acceso a recursos y servicios crecientemente desiguales.

Las consecuencias están a la vista: cientos de desahucios, colas del hambre, niños sin medios para su educación, mayores y discapacitados desatendidos, desempleo creciente, dificultad para acceder a las ayudas, falta de atención psicológica y jurídica, etc., Por lo que resulta URGENTE que el gobierno de la Comunidad promueva un gran parque de vivienda social, que se potencie el empleo de calidad y que se mejoren los procedimientos de acceso a la Renta Mínima de Inserción.

  1. REVERTIR EL DETERIORO DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS  

Es otro de los factores de exclusión social, que perjudica de modo especial a las clases populares:

Lo hemos visto con total evidencia en el caso de la SANIDAD PÚBLICA que, como consecuencia de la desinversión y las políticas de privatización de las últimas décadas, ha mostrado su incapacidad para hacer frente a la pandemia del Covid-19, y ha originado desastres inimaginables entre los profesionales sanitarios. De otro lado, su saturación ha sido factor desencadenante de la muerte de cientos de personas mayores, recluidos en las Residencias por falta de atención médica y hospitalaria.  

Se pueden comprobar igualmente los efectos de la reducción de recursos que ha sufrido la EDUCACIÓN PÚBLICA, recursos que sí se han concedido a la enseñanza privada-concertada. La Comunidad de Madrid es la única donde el índice de segregación escolar se sitúa por encima de la media nacional y la segunda región más segregadora en toda la UE. Un importante porcentaje de niños, niñas y adolescentes (NNA), que no cuentan con apoyos en sus familias, carecen de los medios necesarios para poder seguir el ritmo de las clases, lo que desemboca en un crecimiento diario del fracaso escolar. 

Y no menos ocurre con los servicios sociales de esta Comunidad, incapaces de atender la inseguridad y desprotección de personas sin recursos, y habiendo convertido la atención social en una carrera de obstáculos burocráticos que agravan más si cabe el empobrecimiento de gran parte de la sociedad. Son las organizaciones sociales y las plataformas vecinales quienes están dando respuesta a estos problemas, facilitando alimentación y educación.

Todo este conjunto de dinámicas desintegradoras y de políticas antisociales tienen diferentes niveles de impacto sobre la población madrileña. Pero hay grupos y/o sectores sociales en los que esas políticas adquieren niveles de escándalo, inexplicables ya a estas alturas de nuestra historia. Dos ejemplos paradigmáticos son: el de los inmigrantes que llegan a nuestra ciudad, a quienes lejos de ofrecerles una acogida humanitaria e integradora, y de respetar sus derechos humanos, se les impide cualquier medio de actividad económica de supervivencia y se les persigue como sospechosos delincuentes y se les criminaliza con una política cada vez más dura, que impide su regularización o el derecho de asilo. 

Centro de salud de Alameda con fotos en homenaje al doctor Manuel Fernández Garrido, muerto durante la epidemia de COVID-19. Foto: Juan Ignacio Cortés
Centro de Salud del Centro Alameda, con un foto de homenaje al doctor Manuel Fernández Garrido, fallecido durante la primera ola de coronavirus. Foto: Juan Ignacio Cortés

También nos resulta alarmante la situación de los niños y niñas que viajan solos, y que son fuertemente estigmatizados o bien “almacenados” en centros con poquísima atención personal y, cuando cumplen la mayoría de edad, son arrojados a la calle sin ningún tipo de apoyo que les ayude a imaginar un futuro posible que no sea la calle. 

El otro ejemplo, el de 4.000 familias de la Cañada Real Galiana que durante todo el invierno se han visto privadas de energía eléctrica, situación que se mantiene en la actualidad, por la ambición de la compañía correspondiente, sin que las autoridades locales y autonómicas hayan sido capaces de garantizar un derecho humano tan fundamental.

Nos preocupa de forma alarmante los discursos de odio de determinados grupos políticos que legitiman y exaltan el supremacismo blanco y occidental, el racismo institucional, la aporofobia y la homofobia; a la vez que niegan y condenan los avances de las mujeres en la historia, representados por los feminismos.   

Estamos convencidos que estos discursos y la desigualdad estructural que vivimos en la Comunidad de Madrid con sus políticas antisociales y privatizadoras quebrantan las posibilidades de convivencia armónica y violan la protección de derechos humanos fundamentales

Proponemos e invitamos a que, en estos momentos en los que vamos a elegir un nuevo gobierno de la Comunidad de Madrid, todas y todos tomemos conciencia de nuestra responsabilidad ciudadana para optar por un Programa político que identifique bien estos problemas y programe soluciones solidarias e integradoras. Las opciones políticas, pueden ser variadas, pero el objetivo general del cambio social, inaplazable y urgente.

Madrid, 21 de abril de 2021

Este comunicado tiene la adhesión de las siguientes organizaciones:

Comunidad cristiana Santo Tomás de Aquino de Madrid; Coordinadora de Cristianas y cristianos de base de Madrid, Acción Cultural Cristiana (Madrid); Alcem la veu de Catalunya; Amigos del parque; Área de Espiritualidad y Derechos Humanos de Podemos de Madrid; Área de Espiritualidad y Derechos Humanos de Podemos de Sevilla; Asociación Amigos de Guatemala, Asociación Educación, Cultura y Solidaridad de Villaverde (Madrid); Católicas por el derecho a decidir; Carta contra el Hambre; Colectivo Invisibles de Tetuán (Madrid); Comités Oscar Romero; Comunidad interlavapies (Madrid); Comunidad Camerlita Vedruna; CP San Carlos Borromeo (Madrid); Comunidades Cristianas de Base de Murcia, Comunidad Torrero III de Zaragoza; Coordinadora de Comunidades Cristianas Populares; Coordinadora de Barrios (Madrid); Cristianos por el Socialismo de Madrid; Cristianas y cristianos socialistas; Dones creients de Catalunya; Grupo Interreligioso de Murcia; Junta Directiva de la Asociación de Teólogas y Teólogos Juan XIII; Karibu: Mujeres y teología revuelta (Zaragoza); Observatorio Etuco Internacional –OBETI; Permanente del Foro de curas de Madrid; Red Interlavapies (Madrid); Redes Cristianas; Red Mirian de espiritualidad ignaciana femenina; Revista ALANDAR, Revista ÉXODO; Revista UTOPÍA; Revuelta de las mujeres en la Iglesia (Madrid); Revuelta de mujeres en la Iglesia (Granada); Revuelta de mujeres en la Iglesia (Sevilla); Senda de cuidados; Territorio Doméstico.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *