Madres de la Biblia

  • por

pag22_batiburrillo2_web-8.jpgMadres de la Biblia. 20 retratos para nuestro tiempo
Margot Kässmann
Editorial Sal Terrae 2012

Leo este libro cuando están aún recientes las declaraciones del ministro Gallardón sobre la maternidad y la mujer: “La mujer es más mujer cuando es madre” y esto le da un valor añadido al libro, que ya tiene en sí mismo su propio valor.

La autora, madre de cuatro hijas comienza en el prólogo haciendo un breve análisis de la mujer y de cómo incide en ella y en su entorno la maternidad o el hecho de renunciar a ella. La autora se pregunta: “¿Es necesario que toda mujer sea madre para que goce de una vida plena?”. Y, cómo doctora en teología que es, buscó la respuesta en las mujeres de la Biblia.

Agar, Ana, Betsabé, Isabel, Eva, la hija del Faraón, Rebeca, Salomé, Noemí… y María, son algunas de las 20 historias que nos ofrece Margot en este libro, leídas con ojos de mujer.

Nos encontramos con mujeres que son madres porque han sido violadas. Así nos presenta la autora a Agar y a Abraham y nos hace pensar en tantas y tantas mujeres violadas en las guerras, que deciden tener a sus hijos y que luego estos son lo que les da la fuerza para vivir.

Yoquebed es la madre de Moisés. Se ve obligada primero a ocultar su embarazo y después a “abandonar” a su hijo. Hay muchas mujeres que no pueden, por muchos motivos, tener un hijo; algunas abortan, otras no se atreven y luego tienen que abandonarlo: “Quien quiera impedir los abortos y animar a las mujeres a tener hijos no debe conformarse con palabras sublimes, exhortaciones solemnes y principios maravillosos… Es necesario proponer ofertas concretas de ayuda que abran a la mujer el camino para tener un hijo”, dice la autora.

Especialmente interesante la visión de María, madre de un hijo desconcertante: “Te amo, aunque no te entienda. Esta actitud es importante para las madres”.

El libro nos ofrece un acercamiento a estas historias de vida vistas con ojos de mujer y encarnadas en nuestra realidad cotidiana. Muy distinta a la visión tradicional y patriarcal a la que estamos acostumbrados. Merece la pena leerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.