Protesta indígena en Paraguay

Unos 400 indígenas paraguayos, entre ellos más de un centenar de niños y niñas, se hacinan desde hace semanas en las entradas de la antigua estación de ferrocarril de Asunción y piensan quedarse hasta ser recibidos por el presidente Horacio Cartes. Pertenecen a la parcialidad mbya guaraní, llegaron desde cuatro departamentos alejados a cientos de kilómetros de Asunción ante la nula atención del Gobierno a la situación de pobreza que les golpea. Ofrecen a sus compatriotas la versión urbana de la vida que padecen en sus comunidades agrarias. Al igual que en sus poblados, aquí malviven sin electricidad ni ayuda sanitaria, lavan su ropa en una boca de riego próxima y hacen sus necesidades donde pueden, ya que el baño público más cercano cuesta 1.000 guaraníes (0,23 dólares) que no pueden pagar.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.