Cambio de actitud

A principios de octubre se celebró en Portimão (Portugal) el primer congreso mundial de personas homosexuales católicas, impulsado por la asociación portuguesa Rumos novos (Nuevas orientaciones). El objetivo del encuentro –al que acudieron entidades de España, Francia, Italia, Polonia o EEUU, entre otros– fue la creación de una organización mundial de las asociaciones que representan a las personas LGTB que profesan la fe católica. “Queremos hacer oír nuestra voz”, declaró José Leote, presidente de Rumos Novos, porque “es urgente un cambio de actitud por parte de las autoridades católicas”. En la clausura del congreso se dio lectura a una carta dirigida al papa Francisco, de cara al Sínodo de la Familia.

La Croix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.