“Enlázate por la justicia”, campaña mundial contra el modelo económico actual

  • por

2015 no será un año cualquiera en la lucha contra la pobreza a nivel mundial. La agenda de los gobiernos en materia internacional traza tres grandes citas que marcarán el camino de los próximos años en este tema.

Entre el 13 y el 16 de julio tendrá lugar en Addis Abeba la tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo (FpD). Ésta deberá trazar las reformas del sistema financiero mundial. En septiembre de 2015, los dirigentes se reunirán de nuevo para aprobar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) -consecuencia del incumplimiento parcial de los anteriores Objetivos de Desarrollo del Milenio- destinados a orientar las políticas nacionales y mundiales sobre desarrollo hasta el 2030.

Y, a finales de año -del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015-, estos mismos “líderes” se reunirán en París para adoptar un acuerdo global sobre el clima que ataje los crecientes peligros derivados de la crisis climática.

Es por ello que la sociedad civil, con las organizaciones sociales a la cabeza, tiene una oportunidad histórica para presionar e intentar influir en la toma de decisiones. En España, la Coordinadora de ONG de Desarrollo (CONGDE) lleva años incidiendo en estos temas. Lo hace de la mano de la Confederación Europea de ONG para el Desarrollo y la Ayuda Humanitaria, CONCORD.

Detrás de las denuncias por los recortes en materia de ayuda al desarrollo y el trabajo de reflexión y análisis por la mejora de dichas ayudas en busca de un modelo sostenible global se encuentran muchas organizaciones católicas. En la mayoría de los casos se trata de ONG que trabajan en la cooperación para el desarrollo.

Son, principalmente, Cáritas, Manos Unidas, REDES y Justicia y Paz. Las cuatro, junto a la Conferencia Española de Religiosos, CONFER, decidieron darse la mano hace tres años y combatir juntas la desigualdad y la vulneración de derechos fundamentales que aún continúa existiendo para más de la mitad de la población mundial.

La alianza recibe el nombre de “Enlázate por la justicia” y el único precedente en este sector lo marcó la campaña Deuda externa, deuda eterna, impulsada por todas estas organizaciones hace ya 15 años. Esta iniciativa marcó el camino y fue un éxito, pero tuvo un desarrollo caduco.

En ella no estaba REDES, que aún no se había constituido. La Red de Entidades para el Desarrollo Solidario aglutina a 52 ONG de inspiración católica -la inmensa mayoría de las existentes en España- y nació 2003 con un espíritu parecido de trabajo en red.

Fruto del encuentro y la reflexión compartida sobre sus objetivos, identidad y misión como organizaciones católicas de cooperación al desarrollo, Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES han decidido así «liderar una estrategia conjunta de presencia pública orientada a destacar la importancia en estos momentos de la solidaridad y la cooperación internacional al desarrollo con las personas más empobrecidas».

En este marco, el pasado 16 de enero se convocó en Madrid una nueva jornada de reflexión que profundizó sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS). Fue la tercera de esta naturaleza creada por “Enlázate por la justicia” y se celebró en la Universidad de Comillas-ICAI de Madrid.

Las sesiones comenzaron con una conferencia por parte de Jorge Serrano, coordinador del Área de Incidencia y Relaciones Institucionales de Entreculturas:
La situación de las personas excluidas. Retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

El programa continuó con cuatro espacios simultáneas sobre los “Retos de los ODS: trata y tráfico de personas”, liderado por Justicia y Paz; “África, continente olvidado. Sudán del sur”, a cargo de REDES; “Enfoque de Derechos”, moderado por Cáritas; y “Pobreza multidimensional, mirada local e internacional”, dinamizado por CONFER y Manos Unidas.

La alianza también ha organizado dos vigilias de oración por las personas empobrecidas en los dos últimos años. Ambas tuvieron lugar en todo el territorio español y lograron reunir a miles de cristianos y cristianas de base en el mes de mayo.

Más de veinte ciudades de todo el país se sumaron en 2014 a dicha celebración y reclamaron un cambio del injusto modelo económico actual. De esta forma, se ha pedido a los poderes públicos «que apuesten por la transformación de la realidad social que nos rodea y por el cambio de un modelo que genera desigualdad, pobreza y vulneración de derechos en todo el planeta, así como el cumplimiento de los compromisos adquiridos».

Las cinco entidades siguen «sin prisa pero sin pausa» trabajando en esta línea y todo apunta a que el próximo mes de mayo volverá a convocarse a todas las personas cristianas de España para una tercera edición de la Vigilia de Oración por los países empobrecidos.

Paralelamente, dos representantes de cada una de las organizaciones citadas se reunirán a finales de este mes de febrero para sentar las bases de una futura campaña común de denuncia contra la pobreza. Se trata de un plan de acción que, por primera vez, sentaría las bases de un trabajo transversal de todas las ONG católicas de desarrollo.

En este línea, el coordinador de REDES, Javier Sánchez, reconoce que uno de los puntos clave va a ser poner fecha de inicio a algo que, en cualquier caso, no duraría un año sino más».

Sánchez nos sitúa a los cristianos y cristianas ante una ocasión inédita cuando explica que, en su opinión, «estamos ante un evidente signo de comunión eclesial, que falta hace».

De la misma forma, el responsable de voluntariado en Manos Unidas y miembro también del grupo de trabajo común de “Enlázate por la justicia”, Julián Jiménez, asegura que para él «lo importante es lo común, lo que nos une. Esto supone caminar hacia una Iglesia unida, bajo la doctrina que marca el Evangelio».

Es también «una manera de darnos a conocer», reconoce Jiménez. Porque lo cierto es que «cinco no se agrupan si no encuentran algo en dicha unión que no logran por separado», como afirma Javier Sánchez.

Ambos, como los responsables de Cáritas, CONFER y Justicia y Paz, saben que todo esto puede tener un enorme respaldo por parte de sus bases sociales y «muchísima fuerza» ante los gobiernos.

Desde la alianza se insiste en el carácter permanente y en ningún caso pasajero que tiene la iniciativa. Los pasos están siendo lentos pero firmes y constantes y la campaña podría marca un antes y un después en el tercer sector y la Iglesia Española.

Últimas entradas de Colaboración (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.