El ofrecimiento de Apple y Facebook para congelar los óvulos de sus empleadas se ha añadido a las declaraciones de Mónica de Oriol. Todo contribuye a aumentar la alarma social provocada por un fenómeno intolerable: las mujeres son rechazadas por las empresas debido al «riesgo» de maternidad.

Desde sus inicios en 2005, la PPIINA ha estado cuestionando la actual organización social que origina enormes problemas laborales a las mujeres y niega los derechos para el cuidado a los hombres. Para llamar la atención de la opinión pública y profundizar en este debate, la Plataforma ha convocado una asamblea abierta el próximo sábado 25 de octubre, a la que están invitadas todas las personas y todas las entidades comprometidas con la igualdad.

La jornada se inaugurará el sábado las 11:00 con un homenaje a María Telo, en el que se proyectará un vídeo y se repartirá a las personas asistentes una publicación sobre esta gran jurista feminista recientemente fallecida. A continuación, durante toda la mañana, se presentarán ponencias sobre el modelo de sociedad que propugnan las políticas públicas actuales, así como sobre las medidas necesarias para alcanzar una sociedad en la que todas las personas puedan realizarse en pie de igualdad en todas las esferas de la vida. Se debatirá, en particular, sobre la importancia de los permisos iguales, intransferibles y pagados al 100% en la construcción de ese modelo social alternativo.

El domingo 26 de Octubre, a las 12:00, tendrá lugar un acto reivindicativo con un Flashmob en la plaza de Tirso de Molina y posterior marcha hacia el Congreso de los Diputados. Con esta acción, la PPIINA quiere denunciar que este mes se cumplen dos años desde que el Congreso aprobó por unanimidad una Proposición No de Ley en la que se instaba al Gobierno a equiparar el permiso de paternidad con el de maternidad. En lugar de avanzar en este mandato, los Presupuestos Generales del Estado para 2015 paralizan por quinto año consecutivo la aplicación de la Ley de 2009 según la cual el permiso de paternidad debería haberse ampliado a cuatro semanas en enero de 2011.