“El 100% de la producción de Zara en Asia es trabajo infantil”, ha confesado Ehsan Ullah Khan, el líder pakistaní contra la esclavitud de niños y niñas que ha estado recientemente en Gran Canaria invitado por el Ayuntamiento de Santa Lucía. Khan encabeza un movimiento a nivel mundial que denuncia el trabajo forzoso que padecen 400 millones de menores en el mundo. Desde hace tiempo está centrando su batalla en la multinacional española Inditex que, afirma, mantiene a miles de menores cosiendo en industrias que forman parte del abrupto tejido de subcontratas que se expanden principalmente por Asia. Kahn fundó en 1967 el Frente de Liberación del Trabajo Forzado, lo que lo llevó a prisión y a sufrir varios intentos de asesinato. Desde 1995 vive “forzosamente” en el exilio en Suecia.

Eldiario.es