Ese mismo fin de semana en Mar del Plata (Argentina), como desoladora y sangrienta paradoja de una sociedad machista que no deja de estremecernos, Lucía, una joven de 16 años, era drogada por unos hombres que luego la sometieron “a un vejamen terrible, ya que fue violada vía vaginal y anal, no sólo con el pene del hombre que lo hizo sino también utilizando un objeto romo, como pudo haber sido un palo, lo cual motivó que por reflejo vagal se produjera la muerte de la niña”.

Este contenido sólo está disponible para personas suscritas a alandar. Puedes acceder a él y al mismo tiempo ayudarnos a continuar ofreciendo contenidos como este convirtiéndote en una persona con suscripción a través de este enlace la página de suscripción.